La comercializadora y exportadora de uvillas Golden Sweet Spirit ofrece sus productos al mercado local, en medio de la pandemia

La comercializadora y exportadora de uvillas Golden Sweet Spirit ofrece sus productos al mercado local, en medio de la pandemia. Foto: Archivo / LÍDERES

Redacción Líderes
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 27
No 3

El desafío de las empresas está en reinventarse para seguir activas

20 de abril de 2020 13:56

Las empresas pasan por diferentes fases al enfrentar la pandemia y, por lo tanto, los impactos varían dependiendo de la región y el sector. Así lo indica la consultora Deloitte en su estudio ‘La esencia del liderazgo resiliente en tiempos de covid-19’. Allí se plantean cinco cualidades del líder resiliente y una de ellas es que son expertos en determinar qué es lo más importante, tienen la capacidad para estabilizar a sus organizaciones con el fin de enfrentar la crisis y, al mismo tiempo, encontrar oportunidades en medio de limitaciones difíciles.

Esto es lo que hizo Dennis Brito, CEO de la empresa productora, comercializadora y exportadora de uvillas Golden Sweet Spirit. Debido a la emergencia y el cierre de mercados internacionales sus exportaciones para EE.UU. cayeron 70% y casi la totalidad en el caso de la Unión Europea (UE).

Ante eso tomó decisiones. “Hemos vivido momentos de reinvención. Generando nuevas ideas sobre la marcha. Hemos transformado casi todas las ventas al mercado local. Incluso, hemos llegado a vender boca a boca y por las propiedades de la fruta, a favor del sistema inmune, ha tenido alta aceptación”.

El 70% de su producción en fruta, ahora, va al mercado local (antes 1%). El restante sirve para la creación de alimentos industrializados. Incluso, la empresa llegó a un acuerdo para elaborar yogur de uvilla con una industria láctea.

Gracias a ello no se ha recortado personal ni se tiene pensado hacerlo. Incluso, se contrató a algunas personas para llenar los espacios de quienes abandonaron la plantación ante el miedo por el covid-19.

Actualmente, esta empresa ecuatoriana tiene 15 personas en el campo y 20 en tareas de acopio de la fruta.