Paola Espinoza en seña sus nuevas colecciones en su tienda de Quito, en el local de La Coruña y Orellana. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Paola Espinoza en seña sus nuevas colecciones en su tienda de Quito, en el local de La Coruña y Orellana. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Redacción Quito  (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 10
No 0

Estos diseños se expanden con más colecciones

13 de marzo de 2018 13:06

Lo que empezó como un emprendimiento que se movía solo en las redes sociales dio un salto ‘a la inversa’. Ahora la marca Paole se expande con locales en su ciudad de origen, Santo Domingo, así como en Quito. Allí presenta sus nuevas colecciones de calzado.

Paola Espinoza es la fundadora de este negocio. Ella trabajaba en marketing de ropa y calzado hasta que decidió emprender. Esta mujer se capacitó para diseñar zapatos, sandalias, balerinas, etc.

El negocio empezó en el 2015 en Santo Domingo. Las ventas ‘on line’ a través de redes sociales marcaron los inicios. En esos espacios virtuales se exhibían los primeros diseños, explica Espinoza.

Una inversión inicial de alrededor de USD 10 000 sirvió para posicionarse con una ‘fan page’ en Facebook, una cuenta en Instagram y el portal paolemoda.com. Allí se mostraban, en principio, 12 modelos.

Espinoza explica que Facebook permitió dar a conocer la marca; la página web, en cambio, era el canal de venta con un sistema de pago vía Paypal o transferencia bancaria. Los envíos se los realizaba a cualquier parte del país.

Pero el modelo fue cambiando. Espinoza cuenta que fue necesario contar con tiendas físicas porque el calzado es un artículo que en algunos casos debe ser probado previamente por el cliente.

Con el cambio en el modelo del negocio, el 2 de abril de 2016 se inauguró el primer local en Santo Domingo. Fue necesaria una inversión de USD 15 000 aproximadamente para adecuar el local .

La tienda física, insiste Espinoza, ayuda a que el cliente sienta cómo le calza el zapato personalizado según el tamaño y la forma del pie. La emprendedora explica que si un cliente tiene, por ejemplo, pie plano se diseña un zapato acorde con esa necesidad.

Las ventas del primer local motivaron a Espinoza a expandirse y poner una tienda en Quito. El 1 de marzo del 2017 inauguró su segunda tienda en el sector de La Coruña. “Me sorprendió porque llegaron varios clientes que seguían mi marca por redes sociales”, cuenta la fundadora de Paole.

Espinoza comenta que en la Sierra los modelos que predominan son los de taco mediano y taco cuadrado. En cuanto a los colores, el negro, beige, miel, café o blanco son los más solicitados.

Cada colección demora cerca de tres meses en salir al mercado. En ese tiempo se cumple con el diseño, la elaboración y una evaluación para decidir si falta algún detalle o se modifica el modelo.

Los cambios continúan en esta iniciativa. En diciembre del año pasado Paole amplió su mercado al sacar una línea de calzado deportivo para hombres. Hasta ahora hay una demanda aceptable, dice la empresaria.

Actualmente, Paole se encuentra promocionando su última colección denominada Tierra. Espinoza explica que en esta línea de calzado priman los colores como café, beige, concho de vino, verde militar, miel. La colección cuenta con 15 modelos de taco fino y grueso en diferentes modelos.

Los planes siguen y para fines de marzo la marca de Santo Domingo proyecta sacar una nueva colección de sandalias.

A futuro, Espinoza piensa abrir franquicias en las principales ciudades del Ecuador. Para cuidar su marca planea escribir un manual de procedimientos en el que se especifique la estética del local y la calidad en la atención.

Cuatro datos

Facturación. En Santo Domingo Paole vende un aproximado de USD 2 500 al mes. Mientras que en Quito se factura alrededor de USD 4 000 mensuales.

Material. Todos los zapatos son hechos con forro de poliuretano. Este material impide la humedad y le da suavidad y comodidad al calzado.

Variedad. Actualmente Paole cuenta con 200 modelos de calzado.

Innovación. 
Este año sacará un modelo clásico para hombres.