Inty Grønneberg (tercero desde la derecha) junto con algunos de los integrantes del equipo de Ichthion. Foto: cortesía

Inty Grønneberg (tercero desde la derecha) junto con algunos de los integrantes del equipo de Ichthion. Foto: cortesía

redaccion@revistalideres.ec (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 10
No 0

La economía circular es su filosofía

23 de abril de 2020 15:27

Producir, consumir, dese­char. Este sistema lineal ha provocado una importante contaminación ambiental, siendo el plástico uno de los mayores generadores de polución, especialmente cuando termina en las aguas de ríos, mares y océanos.

La economía circular promueve el máximo aprovechamiento de los recursos, minimizando la producción de nuevos elementos y priorizando la reutilización y el reciclaje de desechos.

La ‘start up’ ecuatoriano-británica Ichthion, fundada por Inty Grønneberg y Robert Rouse, creyente de la economía circular, ha desarrollado tecnologías que buscan disminuir la polución plástica en los ecosistemas acuáticos, con el objetivo final de que estos materiales sean reciclados.

Ichthion Limited tuvo su origen en abril del 2017, en el Imperial College London, donde Grønneberg realizaba su doctorado en Ecosistemas de Innovación y Emprendimiento Tecnológico y Rouse, una maestría en Ingeniería de Diseños. El proyecto de posgrado tuvo tal receptividad que decidieron constituir la ‘start up’ en agosto de ese año, lo que les permitiría tener la propiedad intelectual de las tecnologías y acelerar el desarrollo.

La primera tecnología que desarrollaron fue Cobalt, una turbina capaz de extraer plásticos usando la corriente de aguas fluviales o marítimas, reteniendo los desechos por medio de filtros. Luego desarrolló una tecnología mejorada: Azure, especialmente diseñada para ríos, buscando disminuir la llegada de los plásticos al mar.

Esta turbina tiene una capacidad de recolección de 80 toneladas de plástico por día, mediante un mecanismo que redirecciona los materiales hacia un lado del río para ser extraídos. El objetivo es que finalmente sean reciclados, subraya Grønneberg, ecuatoriano de 36 años, que reside desde hace seis en Reino Unido.

La tercera tecnología que ha desarrollado la firma se denomina Ultramarino, diseñado para ser incorporado a grandes barcos.

Ichthion ha contado con el apoyo de tres aceleradas, que le han brindado conocimientos y fondos. Adicionalmente, en febrero del 2019, ganó el concurso ‘Hacia un mundo sin polución plástica’ de Innovate UK, que le permitió obtener una inversión semilla de USD 1,1 millones.
En 2018, Grønneberg, CEO de Ichthion, fue seleccionado como inventor del año de América Latina por la publicación MIT Technology Review, del Instituto de Tecnología de Massachusetts. Este hecho favoreció el acercamiento con el Gobierno de Ecuador, con el que la empresa firmó una carta de entendimiento para instalar la tecnología en el país y fomentar la economía circular.

Hace un par de semanas uno de los proyectos de la ‘start up’ resultó ganador, junto a otras ocho iniciativas, en el concurso mundial de Benioff Ocean Initiative y Fundación Coca-Cola, para trabajar de forma simultánea en frenar los flujos de polución plástica en los ríos, evitando la contaminación de los océanos.

Gracias a ello, la compañía firmó un contrato por USD 1 millón con la Universidad de California en Santa Bárbara, para implementar la tecnología Azure en el río Portoviejo, de Manabí. El proyecto, que tendrá una duración de tres años, se encuentra en etapa de diseño y estudios de factibilidad.

Los criterios para seleccionar a los ganadores, señala Valeria Tamayo, científica del proyecto Coalición de Corrientes Limpias de la universidad, fueron: la efectividad del sistema, el plan de comunicación e involucramiento de la comunidad, factibilidad y conexión local.
“Buscamos que este proyecto de Ichthion siembre semilla para que pueda mantenerse en el tiempo o replicarse en otros ríos de Ecuador”, dice Tamayo.

La empresa se encuentra en negociaciones de otro proyecto con la Empresa Pública Metropolitana de Agua Potable y Saneamiento, de Quito, para la limpieza del río Guayllabamba. Mateo Alarcón, gerente de Ambiente de la Epmaps, detalla que desde octubre pasado han trabajado con Ichthion en las mejoras de esta iniciativa público-privada, que además de descontaminar el río, busca la generación de políticas públicas de economía circular.