Santiago Mosquera es director de Business School de la Universidad San Francisco de Quito. Foto: Vicente Costales  / LÍDERES

Entrevista a Santiago Mosquera, director de Business School de la Universidad San Francisco de Quito. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Pedro Maldonado
(I) Editor del Semanario LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 1

Santiago Mosquera: ‘El 2020 será aún más complicado’

6 de febrero de 2019 11:47

Santiago Mosquera, director de Business School de la Universidad San Francisco de Quito, analiza la reciente emisión de bonos, el trabajo de las autoridades económicas y los retos que tiene el país con los vencimientos de bonos durante la próxima década.

El país acaba de hacer una nueva emisión de bonos la semana pasada. ¿Cómo se mueve el tablero económico con este hecho?

Esto es parte de un proceso en el cual el Gobierno busca encontrar fuentes de financiamiento adecuadas. Estamos hablando de necesidades por unos USD 8 000 millones que el Gobierno necesita levantar en el 2019. Para ello se buscan fuentes tradicionales, así como poco convencionales. A fines del 2018 se esperaba un desembolso de China atado a temas de inversión, pero este no se ha materializado en su totalidad. En los últimos 10 años el país, a finales o inicios de año, siempre ha recibido desembolsos importantes, sea con emisiones de bonos o crédito de un organismo o de China. Eso se esperaba ahora, pero no se dio y Ecuador necesita recursos líquidos en enero para empezar la ejecución del Presupuesto 2019. Ante la falta de recursos, el Gobierno quiere financiar las necesidades y esta es la primera colocación.

¿Qué esperaba el mercado?


El mercado creo que sobredimensionó el anuncio hecho por el FMI durante la cumbre de Davos, en donde Lenín Moreno se reunió con Christine Lagarde. Yo no me emocioné tanto con el comunicado emitido por el Fondo Monetario. Es muy específico y trata de no atribuir nada que no sea real. Allí se dijo que las relaciones con Ecuador se han fortalecido y que el FMI ofrece asistencia técnica al Ecuador.

Y el Gobierno, por su parte, mantiene el discurso de apertura a que el FMI acompañe el plan económico

Es correcto y en ese escenario hay que leer entre líneas. Sí hubo una apreciación de los bonos de Ecuador, pero no fueron los únicos. La mayoría de países emergentes tuvo una apreciación de sus bonos. En ese escenario se dio la emisión. El mercado, por su parte, estaba a la espera de algún anuncio con el FMI y pensaba que Ecuador iba a posponer cualquier búsqueda de financiamiento directamente en el mercado.

Eso era lo que se esperaba...

Eso era lo lógico. Se pensaba que si tenemos que levantar recursos y estamos en un proceso con el Fondo, entonces esperemos el programa con el Fondo, hagamos el anuncio y luego vamos a los mercados. Estos últimos deberían ver con mejores ojos el programa económico al tener el visto bueno del Fondo Monetario.

Ahora, ¿todo ese escenario se mueve?

Conseguir solo 1 000 millones a una tasa alta sugiere que las conversaciones con el Fondo continúan y que no vamos a tener nada en el corto plazo.

¿Un acuerdo no está tan cerca como se pensaba?

No está tan cerca. El Ministro de Finanzas, de hecho, señaló que no habrá ningún tipo de anuncio en los próximos días, lo que puede ser semanas o meses. Entonces las necesidades de financiamiento siguen siendo muy altas y el costo de financiamiento está también más alto. Aún tenemos unos 7 000 millones por delante.

La emisión tiene una tasa alta, pero las autoridades defienden lo hecho...

Ante la situación en la que está el Ecuador reconozco el esfuerzo del Gobierno, está dando señales claras. Los resultados aún no se ven en todas las cuentas, pero se nota el deseo de consolidar las cuentas fiscales. Creo que el mercado también reconoce ese esfuerzo, pero para salir adelante el Ecuador no tiene otra alternativa que continuar financiándose, acudir a nuevo endeudamiento. Como dijo Augusto de la Torre: es un tema de endeudarse para corregir, no para posponer. Yo creo que Ecuador se está endeudando para corregir los excesos de los 10 años anteriores.

¿Se puede esperar una nueva emisión en el primer semestre de este año?

Todo depende del apetito o de la respuesta de los mercados. Con esta reciente emisión de bonos la demanda no fue tan grande, se habla de una demanda por 2 500 millones de dólares, pero solo se asignaron 1 000 millones. Entonces cuando un gobierno anuncia y da una cifra sobre rentabilidad, los inversionistas demandan una tasa de rentabilidad menor o mayor y en este caso el gobierno fijó la tasa en 10,75%. Entonces, en adelante no creo que haya apetito de parte de inversionistas para tomar más deuda del Ecuador (...) Hemos visto que cada vez hay menos interés de inversionistas en deuda del Ecuador y esto se mide por el monto total demandado ante un ofrecimiento de deuda. En el 2014, al volver a los mercados tras el ‘default’, el monto total demandado fue ocho veces más que el monto ofertado. En la emisión de ahora hablamos de 2,5 veces el monto ofertado.

El Ministro de Finanzas señaló a inicios de año que los retos económicos van hasta más allá del 2020, con el inicio de los vencimientos de los bonos. ¿Qué se puede esperar una vez que se deban cumplir esos pagos?

Lo ideal es que el Gobierno diseñe una estrategia de manejo de pasivos, con lo que se intente reestructurar la deuda para ofrecer a los tenedores de deuda la posibilidad de realizar un canje por deuda de un plazo mayor. Tiene que ser un canje amigable sin obligar a los inversionistas, porque si ellos tienen alguna pérdida en términos de valor presente de su deuda, eso va a ser marcado por las calificadoras de riesgo como un ‘default’. Lo idea sería hacer manejo de pasivos, hacer emisiones en las cuales se permita al inversionista entregar sus bonos que vencen a partir de 2020 y que ellos estén dispuestos a recibir bonos a un plazo mayor. Para hacer esto, la probabilidad de éxito requiere que el FMI esté involucrado. No es requisito sine qua non, pero la probabilidad de éxito es más alta si tenemos un programa económico con el Fondo.

¿Esto pone más presión al Gobierno?

Aquí siempre vivimos pensando en lo urgente antes que en lo importante. Lo importante debe ser competitividad, crecimiento, inversión extranjera... Pero seguimos viviendo para saber cómo cerramos el 2019. Todos los años, en febrero, tenemos esa discusión y cuando se acerca diciembre no conseguimos el financiamiento. Pero a la vuelta de la esquina, en enero del 2020, estaremos a tres meses del pago de USD 2 200 millones con los bonos 2020.

Seguimos de deuda en deuda...

Lo que está haciendo el Gobierno es razonable. Sin embargo, el gobierno enfrenta un perfil de vencimientos bastante complicado y demandante. Son muchos vencimientos concentrados en los próximos diez años. Y el primero es en marzo del año próximo. Para llegar a ese momento deberíamos haber buscado y encontrado financiamiento pare el 2019. Los inversionistas ya están pensando en el bono del 2020. Este año ya es complicado, pero a partir del 2020 será aun más. Mi opinión es que el Estado ya no puede hacerlo solo, va a necesitar alguien adicional que reafirme y verifique los compromisos. Ese alguien tiene que venir del FMI.

Hoja de vida

Cargo.  En la actualidad es el director de Business School de la Universidad San Francisco de Quito. También es director del programa de MBA de la misma universidad.
Formación. Estudió Economía en la PUCE. Tiene un PhD de Fordhman University, en EE.UU.
Experiencia.  Fue economista Senior de IHS Global Insight, en EE.UU., donde elaboraba análisis económico de países como Argentina, Colombia, México, Costa Rica, Ecuador. También trabajó para Fitch Ratings, una firma especializada en servicios de información Financiera. En Ecuador fue jefe de investigación de Analytica Investments.