Ser visionario, ganarse la voluntad de la gente y buscar que todos los miembros del equipo se destaquen son las nuevas virtudes que se requieren

Ser visionario, ganarse la voluntad de la gente y buscar que todos los miembros del equipo se destaquen son las nuevas virtudes que se requieren

Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 11
No 1

Las habilidades que un líder tiene que desarrollar

22 de mayo de 2019 13:05

Todo líder tiene habilidades que lo distinguen. Esas virtudes lo convierten en un ejemplo dentro de una organización, sin importar el sector ni el tamaño de la empresa. Lo importante es que ese líder entienda su rol y genere confianza.

Gabriel Figueroa, coach ejecutivo y creador de www.up-365.com, menciona algunas cualidades: ser un visionario, con pasión por lograr las metas. Además tiene que lograr comunicar y ganarse la voluntad de la gente. “Con esas cualidades el líder puede
sacar la mejor versión de la gente con la que trabaja y lograr su compromiso en el trabajo”.

Para Pablo Carrera, catedrático de la Universidad San Francisco de Quito (USFQ), el líder se preocupa del autoconocimiento. “Así evita las soberbias”. Además, dice Carrera, tiene un nuevo rol: ayuda a que los demás miembros del equipo triunfen.

Tanto Figueroa como Carrera reconocen que los líderes evolucionan y permiten que las organizaciones y sus equipos crezcan dejando una huella positiva.

Otra opinión es la de Melania Amaya, cofundadora y CEO de Amayaco. Esta ‘coach’ y consultora ha estudiado el tema del liderazgo desde hace una década. Por ese motivo llegué a comprender cuáles son las habilidades que le permiten a un directivo ser efectivo en su rol. Al desarrollar estas competencias el líder impacta positivamente los resultados, equipos y organizaciones”.

Las habilidades a las que se refiere Amaya se publicaron a inicios de este mes en el sitio web del Foro Económico Mundial y van desde el desarrollo de los colaboradores hasta la comunicación, pasando por el relacionamiento y la gestión.

Resultados

Un líder es capaz de materializar aquello que se propone influir para que su equipo dirija sus esfuerzos hacia la consecución de metas. Para lograrlo necesita: pensar de forma visionaria y crear con su equipo una visión inspiradora del futuro. Planificar y definir metas y estrategias que permitan hacer de la visión una realidad. Poner en marcha planes de acción para alcanzar metas y disminuir la brecha entre dónde está el equipo hoy y el lugar al que desea llegar.
Desarrollo del colaborador

Cuando un líder asume el rol de facilitador del aprendizaje de su equipo, logra que sus colaboradores produzcan resultados deseados. Esto significa: actuar como un ‘coach’ que reconoce las fortalezas de sus colaboradores y los empodera para que diseñen estrategias que posibiliten el cumplimiento de objetivos. Delegar y enfocarse en las actividades donde genera más valor, dando autonomía a su equipo para enfrentar desafíos. Propiciar el trabajo en equipo al ser un ejemplo de colaboración y apoyo.

Comunicación

Si el líder quiere ser exitoso facilitando el crecimiento de su equipo, debe ser capaz de tener conversaciones productivas. Para esto necesita desarrollar habilidades como: desarrollar su autoconciencia o capacidad de observarse a sí mismo y comprender cómo sus pensamientos influyen en sus emociones, y cómo sus actos impactan su entorno. Regular sus emociones, especialmente en momentos de estrés y frustración. Manejar los conflictos de forma constructiva para que sean fuente de aprendizaje.

Relacionamiento
Cuando un líder se comunica gestionando sus emociones, le es mucho más fácil relacionarse con su equipo y producir un impacto positivo en las personas, lo cual se ve reflejado en: su capacidad para construir relaciones significativas basadas en la lealtad, el respeto y el apoyo mutuo. Su habilidad para relacionarse con compasión y empatía cuando sus colaboradores enfrentan dificultades. Su talento para ganarse la confianza de su equipo y mantenerla a través de sus acciones.

Gestión
Un buen líder es capaz de guiar a su equipo ayudándolo a atravesar cambios y a utilizar de manera inteligente los recursos. Para que esto sea posible el líder necesita: adaptarse a los cambios tecnológicos y del entorno y empoderar a su equipo para salir de la zona de confort. Tomar decisiones de manera oportuna y asumir las consecuencias de estas. Otra habilidad es manejar el tiempo de manera eficiente, para cumplir con sus responsabilidades con puntualidad.