El equipo de trabajo de Talov, en sus oficinas ubicadas en Ibarra. Este emprendimiento suma premios y reconocimientos  por su trabajo. Foto: Álvaro Pineda para LÍDERES

El equipo de trabajo de Talov, en sus oficinas ubicadas en Ibarra. Este emprendimiento suma premios y reconocimientos por su trabajo. Foto: Álvaro Pineda para LÍDERES

Pedro Maldonado
Editor del Semanario de LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 0

La inclusión es la base de este emprendimiento

9 de marzo de 2020 10:57

Un ingeniero acústico y un ingeniero mecatrónico son los responsables de dos aplicaciones pensadas en personas con discapacidades auditivas y visuales. Hugo Jácome y Carlos Obando se conocen desde el colegio, en Ibarra, y son los fundadores de Talov, un emprendimiento que utiliza la tecnología para desarrollar soluciones para personas con limitaciones físicas.

Tras graduarse de la secundaria cada uno tomó un rumbo distinto, pero nunca perdieron el contacto. Cuando se veían conversaban sobre sus vidas y sabían que la tecnología era un punto en común entre ambos. En el 2016 se reunieron y hablaron sobre sus tesis universitarias.

Jácome trabajaba con un algoritmo que transformaba los sonidos en imágenes y Obando se enfocó en aplicaciones móviles. El primero cuenta que, al ser músico, siempre pensó en un software que le ayude creando imágenes a partir de los sonidos. “Era el 2008 y recién empezaban los cambios tecnológicos y las tiendas de aplicaciones móviles estaban dando sus primeros pasos”.

Con ese contexto, estos dos emprendedores notaron que sus conocimientos y sus intereses podían derivar en un desarrollo tecnológico. “Vimos que las dos tecnologías que teníamos en las manos se podían fusionar y así nació Speakliz en enero del 2017”, cuenta Obando.

Esta ‘app’ móvil está pensada para personas con discapacidad auditiva. La principal función es traducir el lenguaje de señas a voz y texto en tiempo real, usando inteligencia artificial. Para esto se requiere un reloj inteligente, con sensores. Otras funciones son convertir en texto lo que dice una persona y emitir diferentes señales para personas sordas. Por ejemplo: alarma de incendios, bebé llorando, timbre de la puerta...

El desarrollo tardó un año hasta levantar los códigos y otras tareas. Desde su lanzamiento hasta la fecha Speakliz registra cerca de 7 000 descargas.

La segunda ‘app’ fue Vision, que salió al mercado en marzo del 2019. El equipo trabajaba para mejorar la primera aplicación, con la tecnología de realidad aumentada y gracias a la investigación y el trabajo se dieron cuenta de que podían desarrollar otra ‘app’, enfocada en la discapacidad visual.

Para monetizar estos desarrollos se usaron planes de suscripción. Hay tres planes: uno mensual de USD 4,99; un anual de 39,99 y un plan de por vida de USD 149,99. “Esto permite que las aplicaciones sean sustentables”, explican los emprendedores de 33 años que se alistan para viajar a Suiza a finales de este mes.

En el camino, uno de los desafíos fue entender cómo funcionan las tiendas de aplicaciones iOS y Android. Pero lo más retador fue cambiar la mentalidad de la gente en temas de discapacidades. “Por eso y para dar el ejemplo nos enfocamos en educar para el respeto y la inclusión”.

Además, una política de esta ‘start up’ ecuatoriana es contar en su equipo con personas con discapacidades. Hoy Talov tiene a un fotógrafo con discapacidad auditiva y una comunicadora con ceguera.

El trabajo ha traído frutos y hoy Talov suma premios como el de la competencia ‘Una idea para cambiar la historia’, impulsada por History Channel, o el de MIT Technology Review a los mejores innovadores de América Latina. Además, han llegado a instancias decisivas en certámenes de emprendimiento como Seedstars o SAP Innomarathon, entre otros.

Luis Villarreal es el presidente Club de Robótica de la Universidad Técnica del Norte. El conoce al equipo de Talov desde el 2016 tras su postulación para la Liga de emprendedores extraordinarios organizada por la Corporación Financiera Nacional. Han evolucionado muy rápido y han logrado que sus aplicaciones sean reconocidas a escala mundial tanto por empresas multinacionales, como en eventos que premian lo mejor en innovación y emprendimiento.

“Sus herramientas tecnológicas nos ayudan mucho a quienes deseamos crear un mundo con igualdad de oportunidades para todas las personas con la ayuda de la tecnología y la innovación”.

El siguiente paso es la internacionalización y para eso Talov acaba de constituirse en el 2019 como empresa en EE.UU.