Marc Vidal, consultor en transformación y estrategia digital. Foto: cortesía

Marc Vidal, consultor en transformación y estrategia digital. Foto: cortesía

Redacción Quito
(I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 11
No 0

‘El líder 4.0 define nuevos hábitos’

26 de noviembre de 2019 16:14

Marc Vidal, consultor en transformación y estrategia digital, analista en Nueva Economía, catedrático e inversor dará una conferencia en Quito el viernes 29 de noviembre del 2019.

¿Basta un plan de transformación digital para que una empresa gane mercado y sea más competitiva?

Vivimos ya en una sociedad nueva. Por eso lo importante no es saber si tienes una estrategia digital para tu negocio, lo importante es saber si has entendido que el mundo realmente ha cambiado. Hablamos de un mundo en alquiler, de pago por acceso y de contrato por uso. Un mundo que tiende cada vez menos a la propiedad, que es más digital y menos físico. A mis clientes les insisto en que no sólo es marcar una hoja de ruta con un cambio de mentalidad en la empresa o de comprar tecnología, hay que combinarlo de un modo profundo y eso pasa por comprender el momento histórico que vivimos.

¿Qué más tiene que hacer una empresa que quiere destacar en la Industria 4.0?


Habitualmente mis charlas giran alrededor de un debate que yo mismo propongo y que considero fundamental a estas alturas. ¿Es suficiente digitalizarse para destacar en la Industria 4.0? ¿supone una transformación en sí misma esa digitalización? ¿es lo mismo digitalizarse que transformarse digitalmente? Obviamente, según mi opinión, no es lo mismo. La primera es claramente un foco de cambio, por supuesto, pero no es suficiente dado el volumen de cambios que vivimos actualmente. Digitalizados lo estamos todos, transformados no. Digitalizarse es quedarse en algún escalón anterior, en el paso previo necesario para transformarse gracias a esa digitalización.

Expertos dicen que la transformación digital tiene más que ver con la cultura organizacional que con la tecnología. ¿Está usted de acuerdo?

Parece que, ante la incomprensión manifiesta de lo que realmente puede y no puede hacer la tecnología en una empresa, muchos se refugian en el discurso de que ‘antes de transformarte debes preparar a la organización’. Aun estando de acuerdo en parte, creo que trasladar a un papel secundario la tecnología aplicada es muy arriesgado. No conozco ninguna revolución tecnológica sin tecnología. Me temo que, cuando se defiende que la transformación digital tiene que ver más con la cultura que con la tecnología, muchas veces se esconde un desconocimiento del significado de lo que realmente es, por ejemplo, la inteligencia artificial, los protocolos de lectura de datos o, incluso, la tecnología que es capaz de optimizar procesos. La transformación digital va de personas, sí, pero también, y mucho, de tecnología. No es solo ‘gestión del cambio’, es también con que ‘driver’ se produce ese cambio. Es clave saber que la tecnología es el hilo conductor de ese cambio y que debe estimular al que tiene que ver con las personas. Lo he dicho y lo defiendo encarecidamente, la tecnología es el cómo y las personas somos el porqué.

¿Cómo pueden las pequeñas y medianas empresas sumarse a esta tendencia de la transformación digital?

Para tener éxito, el comercio minorista y las pymes, necesitan crear experiencias diferenciadas y personalizadas que abarquen la vida real y digital. Los compradores cada vez más quieren que sus marcas favoritas y sus comercios habituales cumplan de inmediato sus expectativas. Comprar un artículo no es un evento aislado, sino que forma parte de una experiencia de compra integrada sin fisuras que abarca la tienda digital, las redes sociales, la tienda físicas y el grado de conocimiento que de él tiene la empresa. Lograr esto no es sencillo, pero con las nuevas tecnologías basadas en la nube, el aprendizaje automático, la analítica avanzada y la inteligencia artificial, el ‘retail’ especialmente puede revolucionar la forma en que se involucran con los consumidores. Clientes cada vez más informados y expertos en tecnología por cierto.

¿Qué características deben reunir los líderes de las empresas 4.0?

Deben ser quienes entiendan que aquello llamado gestión del cambio es algo capaz de transformar equipos a partir del uso de la tecnología. Deben saber de tecnología, deben saber al menos que hace esa tecnología aunque no como. No podemos convertir en robots a los miembros de una organización. El término robot deriva de la palabra checa ‘robota’ que significa esclavo. De hecho fue un término difundido en 1921 por Karel Capek gracias su obra teatral R.U.R. Desde entonces se ha aplicado a cualquier máquina que, independientemente de su tamaño, forma o movilidad, es capaz de realizar de forma desatendida y autónoma las acciones para las que ha sido diseñado. Los líderes deben proponer la definición e implantación de nuevos hábitos y nuevas formas de relación como factor crítico de éxito y evolucionar hacia un modelo de liderazgo inspirador e impulsor del cambio. Estos nuevos líderes deben ser capaces de ofrecer un nuevo modelo de empleo.

¿Y cómo aportan los colaboradores de la empresa?

Todos, inspirados en ese liderazgo, deberán entender que todo lo que no se pueda automatizar tendrá un valor incalculable y será necesario destacar esas habilidades humanas que no puedan digitalizarse. Sin embargo muchas de esas ‘skills’ propiamente humanas lo serán en mayor medida e intensidad en el momento en el que asuman que con tecnología se pueden potenciar.