Estudió  en el Instituto de Economía Playa Girón, en Cuba. En España se capacitó en Odis, una organización que vela por el desarrollo integral de los inmigrantes. En Fundense, Sector 3 y CDT se especializó en coaching, gestión de ONG’s. Tiene estudios de

Estudió en el Instituto de Economía Playa Girón, en Cuba. En España se capacitó en Odis, una organización que vela por el desarrollo integral de los inmigrantes. En Fundense, Sector 3 y CDT se especializó en coaching, gestión de ONG’s. Tiene estudios de Bartender y Cocina. Foto: Foto: Glenda Giacometti / LÍDERES

Cristina Marquez
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 0

Lorena Espinoza:‘Creer en uno mismo, la clave para concretar los sueños”

12 de marzo de 2019 10:14


La fusión de la neurociencia y la gastronomía apasiona a Lorena Espinoza, la propietaria de una del instituto de cocina Canadian School, de Riobamba, en Chimborazo. A sus 41 años, ella se ha destacado como promotora de organizaciones de ayuda humanitaria y gestora de empresas en España y Ecuador.

El esfuerzo, la disciplina y la confianza en uno mismo son su lema personal y asegura que son las premisas del éxito que alcanzó en sus proyectos personales. En España ella gerenció cinco empresas inmobiliarias con las que a la vez buscaba ayudar a los migrantes de todo el mundo en ese país que no tenían casa.

A su retorno a Riobamba abrió una academia de cocina avalada por el Estado con el objetivo de impulsar la capacitación en el sector turístico de personas de todas las edades que no pudieron titularse en una universidad.

Su formación

“Empecé a soñar muy joven. A los 17 años obtuve una beca académica que ofrecía la Embajada de Cuba en Ecuador y viajé a ese país para estudiar en el Instituto de Economía Playa Girón, allí estudié durante cuatro años.

Adaptarme no fue sencillo, por primera vez estaba sola y muy lejos de mi casa. Esa experiencia marcó mi vida, me ayudó a madurar, me volví independiente y decidí el curso que quería tomar para mi vida.

En 1999 decidí continuar mis estudios en España, aspiraba titularme en dirección comercial, pero en cuanto descubrí la gestión empresarial y el trabajo en las organizaciones no gubernamentales cambié de idea. Mientras cursaba mis estudios en Alicante, me relacioné con chefs y propietarios de los mejores restaurantes españoles, y el añorar la comida ecuatoriana me hizo enamorarme de esa carrera”.

La familia

“Vengo de una familia donde predominó el matriarcado. Mi abuela, Julia Calderón, preparaba dulces tradicionales lojanos y hacía que todos los miembros de la familia participemos en su negocio. Cada uno tenía un rol en el pequeño negocio familiar, y así aprendí el valor del trabajo y la importancia de la organización.

Tengo dos hijos, Boris e Isabella. Los crié sola y los saqué adelante acosta de sacrificios y mucho esfuerzo. Ellos son mi legado y mi aspiración es heredarles los mismos valores que aprendí en mi casa y que sean muy felices.

Educarlos sola fue un desafío que enfrenté y me volvió más humana y más empática con otras mujeres que atraviesan por la misma situación”.

El trabajo

“Retorné a Ecuador en el 2004 para que mis hijos crecieran en un entorno familiar seguro. Decidí radicarme en Riobamba porque me pareció el lugar más tranquilo para educarlos y para iniciar un negocio. Aquí abrimos un restaurante, pero al estudiar el mercado y las necesidades de la ciudad descubrí que había una carencia de profesionales para el sector turístico y que había graves problemas de calidad.

En Canadian School se han educado hasta la fecha alrededor de 3 000 estudiantes en diferentes especialidades gastronómicas. Muchos de ellos al graduarse emprendieron negocios propios y son generadores de fuentes de trabajo en Riobamba y otras ciudades; otro grupo logró ubicarse en importantes negocios vinculados con la gastronomía.

El equipo de la empresa está integrado en un 95% por mujeres. Lo hicimos así para darles a las mujeres la oportunidad de adquirir más competencias y para que puedan crecer laboralmente en un ambiente que hasta hace poco era dominado por hombres”.

Mujeres y hombres

“Alcanzar el éxito en el mundo de la gastronomía implica un esfuerzo doble para las mujeres por el rol de madres que cumplimos en el hogar. Con frecuencia tenemos que sacrificar nuestro crecimiento personal y las oportunidades laborales porque nuestro rol de madres exige nuestra presencia y concentración de tiempo completo, pero sí es posible.

A pesar de que la gastronomía estuvo dominada por hombres, las mujeres han demostrado sus habilidades y el potencial que nuestras cualidades femeninas tienen en la cocina. La sensibilidad, la capacidad de trabajar en tareas múltiples y el sello individual de cada una nos ha hecho prosperar en ese campo.

Pero independientemente del género, estoy segura de que la confianza en uno mismo, la disciplina y el esfuerzo nos hacen brillar en distintas áreas y profesiones”.