Juan Francisco Bolaños lleva cerca de 15 años en el mundo de los negocios. Desde una empresa exportadora de frutas, hasta charlas y reuniones con empresarios en Perú. Fotos: Armando Prado / LÍDERES

Juan Francisco Bolaños lleva cerca de 15 años en el mundo de los negocios. Desde una empresa exportadora de frutas, hasta charlas y reuniones con empresarios en Perú. Fotos: Armando Prado / LÍDERES

Pedro Maldonado
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 0

En Perú, él utiliza blockchain en el agro y los textiles

10 de octubre de 2018 14:05

Juan Francisco Bolaños está metido de lleno en el mundo del blockchain y las criptomonedas. Este quiteño de 43 años puede presumir -pero no lo hace- de un conocimiento avanzado en esos temas, que son parte de los más recientes desarrollos tecnológicos que sacuden al planeta y cuyas posibilidades recién se empiezan a conocer.

Él se define como un emprendedor nato y su hoja de vida así lo confirma. Lleva 15 años de experiencia en áreas como agroindustria, comercio exterior, pymes, servicios financieros, entre otras.

Pero lo que ahora marca cada una de sus jornadas es el blockchain. La pasión por esta materia lo llevó a fundar, en Lima, Blockchain Andina, una firma dedicada a esta tecnología disruptiva y que a su criterio está en una etapa de desarrollo incipiente.

Con estudios en agronomía, este quiteño siempre se mostró interesado por la tecnología. Cuando se graduó de la universidad tuvo su primer emprendimiento: con dos socios más fundó una exportadora de frutas tropicales que tuvo en la uvilla uno de sus productos bandera. Bolaños estaba a cargo de temas administrativos y de las ventas. “Nunca ejercí de agricultor”, cuenta este esposo y padre de familia.

La empresa de frutas cerró en el 2014, pero Bolaños ya pensaba nuevos proyectos vinculados al mundo tecnológico. Para ese entonces ya había escuchado del bitcoin, la criptomoneda que tuvo su boom en 2017. Este emprendedor investigaba su uso y potencial.

En el 2016, viajó a Perú por un tema de trabajo en una empresa vinculada con el sector gastronómico. Se radicó en Lima seis meses, tiempo que aprovechó para conectarse con otros emprendedores con los mismos intereses.

Allí conoció a Marco Esparza Montejo. Los dos y un tercer socio de origen italiano fundaron Blockchain Andina. “El objetivo fue usar esta tecnología para solucionar problemas de la vida real”. La firma desarrolla aplicaciones blockchain para los sectores agrícola y textil, por ahora.
Esparza dice que Bolaños es un experto en comunicar en lenguaje simple temas de alta complejidad tecnológica. “Es responsable y puntual. Tiene un carácter fuerte y la experiencia le enseñó a desconfiar y a decir las cosas en la cara”, señala su socio.

Para Bolaños el blockchain es una tecnología que genera transparencia y confianza. “Por su naturaleza, toda información almacenada en blockchain goza de confianza por sí misma. Es como una declaración juramentada ante un notario, pero con la diferencia de que utiliza un algoritmo matemático que establece las reglas de consenso entre los participantes”.

¿Es un mundo ideal? Bolaños responde que no es la panacea, pero asegura que es una herramienta que soluciona problemas mejor que antes. “Permite distribuir información de manera neutra y sin censura. No requiere una estructura jerárquica y centralizada. La información que se genera es auditable en tiempo real y alterarla es casi imposible por el tiempo que se requeriría”, dice Bolaños, tuitero empedernido y lector de tecnología y budismo.

Luis Espinosa Goded, catedrático de la Universidad San Francisco de Quito, lo conoce hace algo más de tres años por el mutuo interés que tienen en las criptomonedas. Sobre Bolaños destaca su humildad y tranquilidad. “Habla poco, pero sabe mucho”, dice Espinosa Goded y recuerda que cuando fue a una reunión sobre monedas virtuales no tenía mayor expectativa. “Pensé que me iba a encontrar con una persona que decía saber el tema. Pero al conversar en detenimiento me di cuenta de que Bolaños entiende muy bien el asunto y sus implicaciones”.

Este catedrático lo describe como una persona callada. “Sabe mucho, pero también escucha mucho y así es como se aprende. Se dedica a conocer un tema primero. Es impresionante ver todo lo que está haciendo hoy”.

Bolaños es un declarado defensor del movimiento libertario. Además, se considera una persona a la que le gusta provocar y salirse de los esquemas. Participa en debates en redes sociales, pero también es invitado con frecuencia a conferencias sobre blockchain.

Hace dos semanas participó en una jornada organizada por Libre Razón, un ‘think tank’ ecuatoriano. Paz Gómez, una de las impulsoras de este grupo, conoce a Bolaños desde hace ocho meses por su participación en el blog Academiablokchain, una plataforma que promueve la educación alrededor de esta tecnología.

Gómez lo considera una persona dedicada y disciplinada. “Es un emprendedor con mucha autoformación. Además es muy organizado y sabe transmitir sus conocimientos de una manera sencilla y clara”.