Catalina Córdova, de la Corpag, se encarga de vender el arroz en Ambato

Catalina Córdova, de la Corpag, se encarga de vender el arroz en Ambato. Foto Raúl Díaz para LÍDERES

Redacción Sierra Centro redaccion@revistalideres.ec (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 17
No 2

Un plan para ayudar al arrocero del Guayas

15 de octubre de 2018 10:38

La Corporación de Arroceros del Guayas (Corpag) inició un plan piloto de apertura de bodegas para la comercialización de arroz en varias ciudades de la Sierra.

El proyecto es parte de un plan estratégico que aplica desde este mes en las ciudades de Ambato y de Cuenca. La meta es beneficiar a más de 700 productores de la gramínea, quienes respaldan la propuesta denominada ‘Del productor al consumidor’, evitando que el producto pase por las manos de los intermediarios. El precio que llaga al consumidor es de USD 38 el quintal de arroz del tipo Grado 1 o Conejo Viejo.

En Ambato la bodega de comercialización se abrió en las calles Quis Quis y Oriente, cerca al estadio Bellavista en el sur de la urbe. La inversión inicial fue de USD
2 000
. Los recursos se utilizaron en la adecuación de las instalaciones, colocación de puertas de seguridad, controles de plagas y permisos de funcionamiento.

“Este proyecto surge de la necesidad de salvar económicamente a los agricultores del Litoral que buscan vender 14 000 quintales de arroz que están embodegados”, dijo Catalina Córdova, representante de la Corporación de Arroceros del Guayas, en Ambato.

Con esos locales se intenta llegar a los clientes en forma directa y a bajos precios. Los compradores pueden adquirir de uno a 100 quintales. “Buscamos que nuestro producto llegue al consumidor y que el agricultor obtenga una utilidad”, indica Córdova.

El proyecto se ideó en junio de este año con los socios de la Corporación de Arroceros del Guayas integrada por 52 asociaciones. Los agricultores del cantón Santa Lucía fueron los primeros en ingresar en este negocio.

La presidenta de la Asociación Agrícola La Barranquilla del cantón Santa Lucía y parte de la Corporación de Arroceros del Guayas, Zoila Macías, aseguró que 87 productores de arroz participan en el plan piloto que trata de evitar a los intermediarios y así el productor logre las ganancias y recupere la inversión para cancelar las deudas en los bancos e instituciones financieras. “Tenemos arroz que no hemos logrado comercializar, lo que afecta a nuestra economía, pues no logramos pagar las deudas. Con la venta directa intentamos recuperarnos”.

Según Macías, Barranquilla es una zona netamente arrocera y los productores entregan el arroz a la asociación encargada de la venta a través de las bodegas instaladas en Ambato y en Cuenca.

Explica que producir una hectárea de arroz cuesta más de USD 1 000 por el valor elevado de los insumos. Una vez que cosechan los intermediarios compran entre USD 29 y 30 el quintal. “Pero por la situación económica difícil que afrontamos vendemos entre USD 23 a 25 el quintal, monto que no cubre los gastos de producción”.

La asociación tiene previsto llegar al mercado con otras variedades como Conejo Viejo, Oso. A esto se suman el corriente y el envejecido. Los precios fluctuarían según la calidad de la gramínea. También se venderán sacas de 25 y 30 libras. “Queremos que al mercado ingresen los 14 000 quintales que tenemos en bodegas”.

Macías afirma que abrirán bodegas de comercialización en todas las ciudades del país. “Lo que buscamos es cubrir los gastos de producción que en la mayoría de ocasiones no recuperan y conseguir una utilidad para continuar produciendo, caso contrario podríamos quebrar o perder nuestros sitios de producción”.