Carolina Masson Bedón es la propietaria de la marca de helados  en forma de rollo MonRoll, ubicado en Santo Domingo de los Tsáchilas. Foto:  Juan Carlos Pérez para LÍDERES

Carolina Masson Bedón es la propietaria de la marca de helados en forma de rollo MonRoll, ubicado en Santo Domingo de los Tsáchilas. Foto: Juan Carlos Pérez para LÍDERES

Red. Santo Domingo (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 15
No 0

Los sabores innovadores son la clave de esta heladería

10 de enero de 2019 10:46

Los helados MonRoll tienen sabores innovadores. En cada fiesta típica, este negocio obtiene un nuevo sabor como el de la colada morada, en alusión al Día de los Difuntos.

También realiza una edición especial de un helado navideño, con sabor a cereza y a menta. MonRoll se ha destacado por los ingredientes poco convencionales como el helado con sabor a vino tinto, que se caracteriza porque no es tan dulce y por la acidez típica del vino. Además de un helado con sabor a torta y otro a frutos rojos. En total son 12 tipos de helado.

En 2017, la idea nació con siete sabores. En uno de sus viajes, Carolina Masson Bedón descubrió el helado en forma de rollo y pensó que sería una buena idea instalar un negocio así en Santo Domingo de los Tsáchilas.

Así que inició una investigación sobre los helados y el tipo de máquina que necesitaba. Los equipos los importó desde China.

Ya con las herramientas empezó a preparar la receta. La fórmula tardó más de un mes en estar lista. “Habían fórmulas prefabricadas. Pero yo quería que el sabor de mi helado fuera único”.

Entonces, ella descubrió que la fórmula ideal era una mezcla de lácteos semidescremados.

Ese líquido se coloca en unas máquinas y encima se le añaden las frutas frescas, el chocolate o el vino. En menos de tres minutos el helado toma consistencia y se pueden formar los rollos.
Mientras, el cliente espera por el helado que se prepara al instante, pueden jugar billar o futbolín en la parte trasera de su local.

Los helados se sirven en dos presentaciones. Una grande que tiene un costo de USD 3 y uno pequeño de USD 1,50.

Carlos Saltos es uno de los clientes de MonRoll. Él señala que su helado favorito es el de frutos rojos porque se sienten los trozos de la fruta fresca con el lácteo del helado. “Es un sabor que nunca había probado y me encanta”.

Para la temporada invernal, se han creado nuevas recetas. Una de esas es el chocolate caliente, que es una bebida semiamarga a la que se le añade un rollo de helado de vainilla y se le decora con un escarchado de coco.

Las fotos de estos productos se suben a las redes sociales, en donde se suman clientes nuevos cada día. Sin embargo, la mayor clientela la obtiene por las recomendaciones de las personas que degustaban los helados.

También aprovecharon la feria por las fiestas de cantonización de Santo Domingo. Esa fue una vitrina para mostrar el producto y captar clientes fijos, que ya son más 300 personas.
En la actualidad, a diario se venden entre 300 y 400 helados. Los días de mayor demanda empiezan el jueves y terminan el domingo. “Pero hay temporadas en las que los martes y miércoles vienen muchos clientes al local”.

Carolina invirtió en su local más de USD 16 000 en las máquinas para los helados, la decoración del local, utensilios de cocina y otros.