El sector agrícola resultó beneficiado en eliminación de aranceles de materias primas y bienes de capital. Fuente: Archivo / LÍDERES.

El sector agrícola resultó beneficiado en eliminación de aranceles de materias primas y bienes de capital. Fuente: Archivo / LÍDERES.

Carolina Enriquez
Giovanny Astudillo, Priscilla Alvarado y Patricia González
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 8
No 0

Tres sectores productivos se benefician de la eliminación de aranceles a 128 partidas

7 de junio de 2021 20:07

Comercio El Gobierno anterior aplicó una reducción para 128 partidas relacionadas con cuatro sectores, en su mayoría materas primas y bienes de capital. Delegados de estas actividades destacan la medida, que según la CCQ generará un impacto de USD 25 millones al Fisco.

Los sectores de agricultura, pesca y acuicultura son los principales beneficiarios de la desgravación arancelaria que hizo el Gobierno anterior, cuatro días antes de que terminara su periodo.

El pasado 20 de mayo, el pleno del Comité de Comercio Exterior (Comex) adoptó la Resolución 7, que establece dicho ajuste para 128 productos. Desde la Cámara de Comercio de Quito (CCQ) se confirmó que la medida entró en vigencia a fines del mes pasado.

Un 88,8% de las partidas corresponden a materias primas y bienes de capital; el resto son bienes de consumo. Entre ellos se encuentran calderas, artículos para riego por goteo, productos veterinarios, hélices para barcos, cajas y cartonajes, ítems para la fabricación de chocolate, sierras, aparatos para el empacado al vacío, generadores de gas y otros.

Hasta antes de entrada en vigencia de la Resolución, los productos en el listado pagaban entre el 3,75% y el 30% de arancel. La mayor cantidad de partidas, sin embargo, cancelaba 5%, seguida de aquellas con gravamen del 15%.

Según el anterior Ministerio de la Producción, la medida fue fruto de la articulación público-privada de 26 mesas de trabajo que conformó la Cartera. Esto, “estuvo orientado a darle competitividad a los sectores productivos nacionales, una vez que se encuentran vigentes acuerdos comerciales de Ecuador con diferentes países y regiones del mundo, que le permiten ampliar su oferta exportable.”

Información de la CCQ muestra que el impacto de la aplicación del ajuste para el fisco es de USD 25,18 millones de recaudación; toma como referencia el dato del 2019, que fue un año de importaciones normales. David López, analista de este gremio, asegura que ese valor es mínimo si se compara con los -entre USD 1 200 y 1 300 millones- que el Estado recibe por aranceles al año, de forma general.

Ahora, dice, hay expectativas con relación a la nueva reforma arancelaria que tiene prevista el gobierno de Guillermo Lasso.

El pasado 27 de mayo, el ministro de la Producción, Julio Prado, señaló que en los 100 primeros días se desarrollará una agenda de reactivación productiva para atender el consumo y la demanda local y global; así como aprovechar las oportunidades a través de dicha reforma para bajar costos.

Sobre este último tema, el director ejecutivo de la Cámara de Industrias, Producción y Empleo de Cuenca, Andrés Robalino, señala que ese 27 de mayo tuvo una reunión con Prado y hubo el compromiso de disminuir la mayor cantidad de aranceles de materias primas y bienes de capital para el sector manufacturero.

Asimismo, el pasado 1 de junio, la viceministra de Producción, Carla Muirragui, pidió un listado de las materias primas que este gremio cuencano solicita que disminuyan. Ese mismo día, Robalino envió la respuesta con más de 400 partidas. Posteriormente, se hará con los bienes de capital.

“La reducción de aranceles es un tema que siempre se habla. El Gobierno que estuvo entre 2007 y 2017 lo manejó de manera política. El Régimen anterior hizo ajustes específicos que beneficiaron a sectores como el agroindustrial”.

Ahora, señala Robalino, piden que se efectúe otro proceso similar para el resto de las actividades productivas, con la intención de reducir los costos de producción y ser más competitivos en los mercados nacional e internacional. “El sector manufacturero aún está pagando aranceles del 25% y 30% para importar materias primas o bienes de capital”.
Si bien, agrega el industrial, eso generará un impacto fiscal, pero a sus vez habrá más competitividad, empleo y más ventas, que generarán mayor recaudación.

LÍDERES solicitó al Ministerio de Finanzas el impacto proyectado de la medida, pero hasta el cierre de la edición no hubo respuesta. El 28 de mayo Prado señaló que previo a iniciar la nueva administración se revisó una lista potencial de productos y que estaba trabajando con Finanzas para ver cuánto es el sacrificio fiscal.

En dos sectores aún se esperan más incentivos

Aunque en los sectores productivos, especialmente el camaronero y pesquero, se ve con buenos ojos al proceso de desgravación arancelaria para los productos que utilizan dentro de la cadena, aspiran a más.

Según la Resolución 007 del Comex, partes y piezas para tractores, rastrillos, cajas y cartonajes podrán importarse con 0% de arancel desde junio para el agro, pesca y acuicultura.

En el sector pesquero, por ejemplo, unas 56 subpartidas se beneficiarán de la medida. Bruno Leone, presidente de la Cámara de Pesquería (CNP), señala que su pedido, que data, desde hace cuatro años, era de más de 150 ítems. Actualmente, el gremio se encuentra analizando cuánto será el beneficio en dólares que representará la reciente desgravación.

Mónica Maldonado, directora de la Cámara Ecuatoriana de Industriales y Procesadores Atuneros (Ceipa), explica que la importación de insumos a bajos precios beneficiará al giro de negocio del atún, ya que da un impulso importante a la generación de inversiones para la renovación de equipos. Por ejemplo, en el caso de las empresas procesadoras de atún, cada año se invierte USD 1,5 millones en modernización.

“Reducir los costos es algo prioritario, aún más cuando la pandemia por el covid-19 continúa”, dijo.
Además, señala que para los barcos pesqueros también se verá un impacto favorable, ya que se desgrava a las radioboyas y hélices de helicópteros, que son de recambio permanente.

Según el análisis que ha hecho el gremio, entre los principales bienes que tendrán eliminación total de aranceles están aparatos de radar, radionavegación y telemando, envases metálicos, calderas de vapor y mixtas, cocinador de pescado, partes de secadoras centrífugas para producción de harina de pescado y buques pesqueros de hasta 1 000 toneladas.

Sin embargo, Maldonado añade que este incentivo del Gobierno no soluciona la pérdida de competitividad. Por ello, considera que queda pendiente el tratamiento del cobro del impuesto al valor agregado (IVA) y el impuesto a la salida de divisas (ISD).

Desde el sector camaronero se considera que se debe continuar con el proceso de desmontaje de aranceles para las partidas que el sector requiere. Aunque destacan que la medida sí ayudará
a evitar costos innecesarios dentro de la cadena productiva, que va desde los laboratorios de larvas hasta las plantas procesadoras de camarón.

José Antonio Camposano, presidente de la Cámara Nacional de Acuacultura (CNA), señala que es necesario aliviar, aún más, la carga arancelaria a materias primas y bienes de capital, así como a insumos. “Es un buen comienzo, pero no debe quedar ahí”, dijo.

En esta resolución se desgravaron 25 subpartidas para el sector. Camposano indicó que hay en lista 128 subpartidas que se han solicitado al Ministerio de Producción para que también se les elimine el arancel. El gremio está a la espera de una respuesta.



El sector pesquero. Se beneficiará de equipamiento y accesorios de artes de pesca, partes y equipos de procesamiento y materias primas e insumos para la agregación de valor a la actividad.

El tiempo de espera. El pedido de desgravación arancelaria para las actividades acuícolas y pesqueras data desde hace cuatro años, según señalan sus representantes.

La competitividad. Los sectores consideran que estas decisiones no solucionan del todo el tema de la competitividad.

El área agrícola plantea corregir distorsiones

La reciente desgravación arancelaria es positiva para el sector agropecuario; sin embargo, debe ir de la mano de capacitaciones al personal de aduana y a los importadores, para eliminar las distorsiones existentes al ingreso de los productos al país, considera Rodrigo Gómez de la Torre, presidente de la Cámara de Agricultura de la Primera Zona.

“Muchas veces hemos tenido problemas con la discrecionalidad en el manejo de las partidas. Por ejemplo, en la Aduana, dependiendo del vistaforador, pueden decir que un tanque de frío para leche es una refrigeradora y termina pagando 35% de arancel, más el 12% de IVA”, detalla el representante gremial.

De acuerdo con la Cámara de Industrias y Producción (CIP), la desgravación incluyó maquinaria y equipo (38%), químicos y fármacos, plástico y caucho (10%), papel y cartón (3%), entre otros tipos de bienes, materias primas e insumos, utilizados en el sector agropecuario, pesquero y acuícola, principalmente.
Entre las partidas que ya no pagarán arancel de los sectores agropecuario y agroindustrial hay productos para uso veterinario; sistemas de riego por goteo o aspersión; máquinas agrícolas, hortícolas o forestales; pasteurizadores; máquinas para empaquetado al vacío, equipos de bombeo, etc.

Gómez de la Torre reconoce que estas reformas ayudan a eliminar distorsiones que hay en el sector con relación a otros países. “Esto va muy de la mano con los acuerdos comerciales. La idea no es más proteccionismo, sino menos distorsiones internas, de manera que los productores tengamos mejores condiciones para competir hacia afuera”.

En ese sentido, señala que deben corregirse otros temas como el pago del ISD (impuesto a la salida de divisas), aspectos laborales y trámites para la desaduanización de materias primas, que incrementan los costos.

“Pablo Jiménez, director técnico de la CIP, considera necesario que la próxima reforma arancelaria -en la que ya se está trabajando- abarque a más sectores productivos. “Este es un potente mecanismo para impulsar la competitividad y sus efectos se observan en corto plazo”.

Dentro de los sectores industriales, uno de los menos beneficiados con la reciente desgravación fue el automotriz, al no incorporarse la parte “medular” para esta industria que es la importación de los CKD (partes y piezas), para proyectos vigentes, que aún pagan un arancel del 13%.

“Hemos conversado con el Gobierno para que se incorporen en la próxima reforma”, señala David Molina, director de la Cámara de la Industria Automotriz Ecuatoriana (Cinae). Añade que también deben considerarse alrededor de 50 partidas de partes y piezas para el desarrollo de autopartes.

“Se debería analizar la reforma desde una perspectiva de cadenas productivas y en función del proceso de apertura comercial que se viene. Hay que abaratar la producción nacional para que pueda competir tanto localmente como en el mercado externo”, subraya el Director técnico de la CIP.