Foto: Francisco Espinosa para LÍDERES Zoila Haro ofrece una veintena de modelos hechos en paño, cuero y paja toquilla. Su local está en Ilumán.

Zoila Haro ofrece una veintena de modelos hechos en paño, cuero y paja toquilla. Su local está en Ilumán. Foto: Francisco Espinosa para LÍDERES

José Luis Rosales  (F)  
Contenido intercultural
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 1

Sombreros Shaman fabrica 20 modelos

10 de enero de 2018 07:04

Zoila Haro confecciona sombreros como lo hacía su tío, Gustavo, y su abuelo, Segundo Rojas. La artesana, de 61 años, es la heredera de esta tradición centenaria.

En la parroquia Ilumán, cantón Otavalo, en Imbabura, tiene su taller y una tienda copada con estas prendas de todo tipo. En los anaqueles de Sombreros Shaman resaltan los sombreros blancos de lana prensada destinados a vestir a los indígenas de los pueblos Natabuela, Pilahuín, Cacha, Saraguro, entre otros.

Pero, entre los que tienen más demanda, están los de paño de diversos colores que son utilizados por los kichwas otavalo. Es un sombrero elegante. El ala tiene entre 5 y 6 centímetros, mientras que el alto de la copa, que es más redonda que de las demás prendas, está entre 11 y 12 centímetros.

Estos artículos buscados por los indígenas otavaleños están al alcance de todo bolsillo. Los más módicos, de lana de oveja, cuestan USD 18. Mientras que, los de pelo de conejo, que posibilitan un acabado más fino, valen 95. En este modelo los tonos más populares son el negro, el crema y el celeste.

En parcialidades kichwas, como las del Pueblo Kayambi, el sombrero lo utilizan tanto hombres como mujeres. Estos indígenas que habitan en el norte de Pichincha y sur de Imbabura prefieren el modelo chemise, que es más pequeño en copa y ala, señala Haro.

Haro, de estatura pequeña, ojos cafés y cabello negro, optó por diversificar la producción y modernizar el taller. Actualmente ofrece una veintena de modelos hechos en paño, cuero y paja toquilla, para damas, caballeros y niños. Desde hace seis años los vende con la marca Sombreros Shaman, en alusión a esta parroquia famosa por sus curanderos.

Fotos: Francisco Espinoza para EL COMERCIO


Carlos Rojas, hijo de la emprendedora, abandonó sus estudios en Administración de Empresas, para ponerse al frente del área de producción. Esta tiene una capacidad para fabricar 200 unidades de paño, 100 de cuero y 500 de paja toquilla, cada semana. “La mayoría de diseños es creación propia. Aunque también investigamos en Internet nuevas tendencias en colores y estilos”.

Es un emprendimiento familiar. En el obraje también colaboran otros dos parientes.
En el país, explica la matrona, es escasa la venta de maquinaria especializada para confeccionar sombreros. Por ello, para comprar los equipos como troqueladora, prensadora y engomadora, los buscaron en Colombia.

En la compra de estos implementos invirtieron USD 20 000, que los obtuvieron con un crédito bancario. Así superaron un intento anterior por mejorar la planta, que no llegó a operar por detalles técnicos.

Hay sombreros con tallas que van desde la 42 cm hasta los 65. Los primeros están destinados a los infantes y el último es para personas con cabeza muy grande. Los tamaños que tienen más salida, comenta Rojas, son la 57 y 58.

Estos emprendedores aseguran que sus sombreros no solo han ido a varias ciudades del país, sino también han cruzado fronteras. Uno de los clientes más fieles es Julio Pintado, comerciante de sombreros. Su sitio de trabajo es el sur del país. Él aprecia los Sombreros Shaman por la calidad y los precios convenientes.

En la factoría también se elaboran sombreros para entregar a una firma distribuidora. Cada año elaboran 4 000 piezas para atender los pedidos. Muchos de ellos salen del país.

La fama de esta discreta tienda de producción y venta de Ilumán también llegó a Chile, Estados Unidos, Francia e Inglaterra. A los tres últimos países lo hacen a través de comerciantes extranjeros, que alguna vez visitaron a Zoila Haro. Hay firmas distribuidoras que realizan compras entre tres y cuatro veces al año. El último envío, de 400 sombreros de paño, cuero y paja toquilla, se fueron hacia Chile.

El esfuerzo de esta familia comienza a dar frutos. Ante la creciente demanda, ahora alista una nueva tienda que piensan abrir en febrero del 2018, en las calles Roca y Quito, en Otavalo.

Algunos detalles

El almacén está ubicado en las calles Bolívar número 26 e Intiñan, en la parroquia de Ilumán. Abre de lunes a sábado, de 08:00 a 19:00.

Turistas extranjeros visitan el taller y tienda para conocer la producción artesanal. Hay modelos como sombreros de vaqueros, mexicanos, de fiesta.

El proceso para elaborar el sombrero de cuero es el que más tiempo demanda, por el corte y el armado.

Made in Ilumán, Ecuador, esta prenda esta elaborada a mano con las mejores materias primas pensando en su buen gusto y confort. Ese es el eslogan de la tienda.