Félix López, de 28 años, es el gerente de la empresa Alis Store que funciona en las calles Bolívar y Mariano Egües, en el norte de Ambato. Fotos: Raúl Díaz para LÍDERES

Félix López, de 28 años, es el gerente de la empresa Alis Store que funciona en las calles Bolívar y Mariano Egües, en el norte de Ambato. Fotos: Raúl Díaz para LÍDERES

Modesto Moreta
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 13
No 0

Ternos y camisas para el sector público y privado

17 de diciembre de 2018 09:38


Ali’s Store es una pequeña empresa ambateña que crece dedicada al diseño y confección de ternos, camisas y corbatas.

Este negocio inició su presencia en el mercado hace siete años y en la actualidad trascendió a escala nacional. Este emprendimiento trabaja para ser un sinónimo de calidad en cada una de sus prendas. El año pasado la firma facturó unos USD 60 000 y está en constante crecimiento.

El negocio comenzó en el 2011. Su mentor, Félix López, se especializó en la confección de ternos, camisas, corbatas, abrigos para damas, caballeros y niños.

El joven emprendedor se vinculó con el oficio de la sastrería a los 15 años. Una vez que finalizó sus estudios primarios sus padres decidieron que debía aprender un oficio. Así supo el arte de cortar y armar pantalones en el taller del maestro Enrique Arcos.

Durante 8 años trabajó como pantalonero en la empresa Pikadilli; posteriormente pasó al taller de Pablo Hidalgo donde se especializó en la confección de levas y abrigos. Con esos conocimientos retornó en el 2008 a su antiguo empleo. Esta vez lo hizo como jefe de personal.

Con los ahorros de su trabajo compró máquinas de coser, tijeras, reglas, patrones y las herramientas necesarias para instalar su local de la confección. También realizó un crédito de USD 10 000 que lo utilizó comprando telas y otros materiales. En el 2011 abrió en las calles Bolívar y Ayllón, en el centro de Ambato, un almacén de exhibición y ventas con la marca Ali’s Store. El nombre lo escogió en un acuerdo con su esposa. Actualmente ha invertido en su negocio alrededor de USD 45 000.

También siguió cursos en corte, atención al cliente y marketing que le ayudó a mejorar las ventas. “Colocamos nuestro propio negocio, pensé que no iba a dar resultado pero tenemos éxito”.

Arcos se refiere al éxito que ha logrado por la calidad de su producto. A esto se suma la puntualidad en la entrega, la resistencia de los hilos, telas y demás materiales que emplea en el armaje de las prendas de vestir. “La mejor propaganda es la atención y la calidad de nuestros productos, eso atrajo a más clientes”.

Hoy el negocio es proveedor de empresas públicas y privadas del país, especialmente de Ambato, Quito, Guayaquil, Esmeraldas, Pedernales, Riobamba, Guano y otras ciudades.
La firma ambateña comenzó confeccionando 10 ternos mensuales y dos colaboradores. En la actualidad elabora 60 termos y 80 camisas mensuales, y cuenta con nueve obreros en las áreas de confección de pantalones, chaquetas, camisas y corbatas. “Gane la clientela porque cumplimos con las fechas de entrega y al estar a la moda con las nuevas tendencias, diseños y colores, es decir. Estamos constantemente renovando”.

En este año, las ventas se incrementaron de USD 5 000 a USD 7 000 mensuales. La planta de producción está ubicada en el sector de Quisapincha, al sur occidente de la capital de Tungurahua.

Uno de los pasos importante de la empresa Ali’s Store es que López capacita a su personal en las distintas áreas de la confección (pantalones y chaquetas). El propósito es que la calidad de las prendas se mantenga y no se cometan errores para no dar espacio a la competencia. “La moda actual para los caballeros son las prendas pegadas al cuerpo. Los colores de tendencia son el azul eléctrico, gris y brilloso…”.

Los costos de los ternos varían de acuerdo al casimir, el nacional cuesta USD 115, Italiano 125, colombiano USD 90 y el Inglés en USD 160.

Una de las proyecciones de López es abrir una sucursal en otra ciudad. “Estamos analizando y estudiando el mercado para decidir si la abrimos en Riobamba o en Quito, donde tenemos una buena clientela”.

El personal de la Cooperativa de Ahorro y Crédito CrediYa, en Ambato e Ibarra viste con la ropa que elabora en Ali’s Store. La relación comercial se inició hace cinco años. Cristina Santamaría, representante legal de la Cooperativa, explica que decidieron trabajar con Ali’s Store es por la calidad y la garantía de los ternos y otros productos que fabrica. “La relación comercial comenzó por referencia de otras empresas y no nos equivocamos”.