Tema textiles
lunes 10/09/2012
‘Los ecuatorianos no se identifican con la producción nacional’, según Javier Díaz
Los precios del algodón, el año pasado, estuvieron inestables y esa variación alteró las previsiones para el 2012 de la industria textil. El caso ecuatoriano no fue la excepción, aunque también inciden otros aspectos que preocupan al sector. Este segmento de la industria ecuatoriana ha tenido un crecimiento del 5% en los últimos 15 años. Sin embargo, para este año el panorama no es alentador y se prevé que no se llegue al crecimiento de años anteriores. A eso se suma que el mercado nacional no es rentable para la industria, por ende, los empresarios quieren ingresar a Colombia. El vecino del norte alcanzó un tratado de libre comercio (TLC) con EE.UU. y eso dinamizará su producción con miras a exportar. Ahí queda un nicho en el que quiere participar la industria local.
viernes 30/03/2012
Desde Brasil llegó la nueva imagen de esta firma textil
El mes pasado, en San Antonio de Pichincha, parroquia del norte de Quito, Vicunha Textil presentó las renovadas instalaciones de su planta industrial y develó su nueva denominación comercial: Vicunha Ecuador.
viernes 17/02/2012
La idea se infló en Bogotá y saltó a Quito
El mercado ecuatoriano cautivó a una pareja colombiana para instalar un negocio a inicios del 2005 en Quito. Super Inflables, su emprendimiento, se dedica a la fabricación de inflables publicitarios y recreativos, con mayor demanda en eventos empresariales. José González y Marisol Gómez son los propietarios de este emprendimiento. Él es diseñador gráfico y trabajó en Inflables Publicitarios, una firma en Bogotá hasta el 2002. Ahí aprendió el proceso técnico para la elaboración y ensamble de este material publicitario y recreativo. Al renunciar a su empleo decidió, junto a su esposa, montar en Bogotá su propio negocio. Comenzaron a fabricar recreativos inflables para niños; se trata de juegos saltarines rellenos de aire que miden desde 1,20 metros hasta 15 metros de altura. Cada juego se cotizaba en principio en USD 1 800. Su herramienta principal era una máquina de coser industrial y el trabajo lo hacían desde su casa en Bogotá. La impresión y el alquiler de motores los tercerizaban. G