placeholder
Ivanna Zauzich / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

15 firmas se asocian para ganar mercado

Rikhuna significa visitar en quichua y, además, es el nombre que adoptó un gremio de 15 firmas cuencanas que ofertan productos en plata, cuero, vidrio, paja toquilla, aluminio, cerámica, chocolate, servicios de hotelería, restaurantes, spa y turismo de arte (visitas a galerías y a los artistas en sus talleres).

El objetivo es que el turista encuentre en este ‘cluster’, sitios para hospedarse, alimentarse, divertirse y comprar ‘souvenirs’, explica la presidenta de Rikhuna, Silvia Di Rosa. Esta iniciativa surgió en el 2007, cuando un grupo de nueve empresarios, entre ellos Di Rosa, participó en un curso de la Corporación Andina de Fomento (CAF), que buscaba promover el turismo en el Ecuador.

En ese espacio, los artesanos expresaron la dificultad para exhibir sus creaciones e idearon un proyecto de asociatividad para publicitar y comercializar sus productos.

La inversión inicial para ejecutar esta iniciativa fue de USD 7 000, con ese dinero arrendaron y adecuaron un espacio de 8 m², en el Aeropuerto Mariscal Lamar (Cuenca). Allí, instalaron vitrinas con sus productos. Al principio, el ‘cluster’ se llamaba Vive Cuenca con Nosotros, que era más un eslogan, señala Di Rosa.

Uno de los primeros socios fue José Galarza, presidente de la firma Aurum que elabora joyería en plata. Para él, esta ha sido una experiencia positiva, porque ha aprendido a manejar la asociatividad.

Por ejemplo, por la experiencia que han tenido, uno de los compromisos de los nuevos socios es que sea el propietario del negocio quien atienda las reuniones de Rikhuna y no delegue a un empleado. Esto, “porque el objetivo es apersonarse del proyecto”, señala Galarza.

En los locales de los socios se exponen los productos de los demás (socios) y se comparten los gastos fijos y los egresos de los nuevos proyectos que se ponen en marcha, afirma el Presidente de Aurum.

Para el 2009, relata Di Rosa, esta agremiación tomó el nombre de Rikhuna, porque “es un nombre más atractivo”. Ese mismo año ingresó Carlos Saldaña, gerente de Cerámica Alfarero. Él está satisfecho porque se ofertan productos de calidad. “Hemos perfeccionado la agremiación y se han quedado los miembros más interesados en el proyecto”.

En junio pasado, los socios invirtieron unos USD 10 000 para abrir un segundo punto en el Mall del Río (sur). Las ventas en ese local ascienden a USD 5 000 y en el aeropuerto, 6 000, al mes, en promedio.

“No es un monto extraordinario”, dice Hugo David Bernal, gerente de Ventas de locales de la firma Bernal Hats, que también pertenece a este gremio. No obstante, indica, sí es una forma de mostrarse, porque el producto se exhibe en los locales de los socios y eso amplía la presencia.

Para el consultor Daniel Haro, a través de la asociatividad, microempresas y pymes compiten con los “grandes, comparten inversiones y diversifican su oferta”.

Rikhuna la conforman: Di Rosa, Kuerolayt, Aurum, Chiovivar, Bernal Hats, Cerámica Alfarero, Art Cuenca, Spa Piedra de Agua, Moras Chocolate, restaurantes Mangiare bene, Pedregal Azteca, La Parrillada y Salón Tres Estrellas. En hoteles, Río Piedra y Posada del Ángel.