Cristina Márque. Redacción Sierra-Centro/LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 0

80 familias llenan una canasta

Lupita Ruiz recuerda con claridad la época en la que se dolarizó la economía ecuatoriana (año 2000). En los mercados locales los productos dejaron de costar entre 2 000 y 4 000 sucres, y la frase "A dólar, a dólar", se hizo popular entre los comerciantes. La crisis afectó a su familia, como a muchas otras de su barrio en Riobamba, por eso un grupo se organizó para integrar la Canasta Comunitaria.

El programa consiste en reunir dinero para comprar los alimentos directamente a los productores al por mayor, y luego dividirlo en partes iguales a las familias que aportan USD 12,50 cada 15 días. Actualmente, 80 socios se benefician de este programa de economía solidaria.

"Todo estaba caro en el mercado. En una ocasión organizábamos una cena para los jóvenes y con la contribución de todos, los alimentos nos costaron menos y hasta nos sobró", recuerda Ruiz.

Así surgió la idea de colaborar para las compras de la semana. En un inicio las 25 familias que pertenecían a un grupo de oración aportaron USD 5 para adquirir los productos, la idea resultó efectiva y al poco tiempo decidieron oficializar el programa e incluir a más familias. Por eso se integró la Fundación Utopía.

La convocatoria se dio en al año 2000 a través de los medios de comunicación y la primera semana hubo 350 familias inscritas. "Lo que la gente no comprendió es que este era un trabajo voluntario y sin fines de lucro. Nadie ganaba un sueldo y todos debíamos trabajar por turnos para armar las canastas, por eso muchos se retiraron", explica Lupita.

Las familias que se benefician del programa deben escoger las comisiones para sumarse al grupo. Una, se dedica a ubicar a productores, de preferencia orgánicos, que ofrezcan alimentos de calidad y a un precio justo. Actualmente en la canasta se incluyen 25 productos entre verduras, hortalizas, frutas de temporada, etc. Estos se escogen de acuerdo a una guía nutricional y se compran a los productores asociados en cuatro cantones: Penipe, Riobamba, Colta y Alausí.

Entre tanto, otra comisión se encarga de coordinar la distribución de las canastas y la logística para dividir los alimentos. Esta rutina se cumple cada 15 días.

Todas las familias deben acudir al menos tres veces al año a la división de los alimentos. Por turnos se encargan de pesar los productos, contarlos y dividirlos en partes iguales. El trabajo empieza a las 06:00 y concluye a las 12:00.

"Este es un buen ejemplo de lo que se puede lograr con la cooperación. También compartimos recetas y acudimos a talleres de nutrición", cuenta Nelson Tapia, uno de los beneficiarios.

La organización

La modalidad. Para las familias que deseen sumarse y participar en el programa de la Canasta Comunitaria se puede acudir a las oficinas de la Fundación Utopía, junto al Hospital General Docente, en la ciudadela Manuelita Sáenz (sur de Riobamba).

Los precios. El costo de la canasta es de USD 12,50, la inscripción cuesta USD 1, y se debe firmar un compromiso para cumplir con los turnos voluntarios.

La influencia. La Canasta Comunitaria inspiró a otras organizaciones no gubernamentales que promueven la economía solidaria en Ecuador. El programa se replica en otras tres ciudades del país: Cuenca, Los Ríos y Quito.