placeholder
Arturo Castillo / Especial para LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Si tiene un trabajo usted es afortunado

Resulta contradictorio y paradójico que mientras culturalmente se exalta el valor del trabajo, la desocupación pese como un estigma sobre un número cada vez creciente de individuos. Y no se trata de un fenómeno aislado o circunstancial, pues aun los países industrializados afrontan el problema de la falta de fuentes de trabajo.

Previsiones pesimistas anuncian que en las décadas venideras habrá millones de personas imposibilitadas de trabajar, mientras que los gobiernos no contarán con los recursos necesarios para subsidiar la desocupación.

Aunque suene apocalíptico, la realidad es que 'el fin del trabajo' parecería estar cerca, como especula Jeremy Rifkin, ex asesor de Bill Clinton, en su libro llamado justamente "El fin del trabajo. El declive de la fuerza de trabajo global y el nacimiento de la era posmercado", donde postula, entre otros cruciales asuntos, que el hombre ya no es sustancial en el proceso de producción de la riqueza social.

En un tono menos radical, el sociólogo estadounidense Richard Sennett habla de los miles de jóvenes profesionales, con impecables trayectorias académicas, que no hallan trabajo, viéndose obligados a subemplearse o a conformarse con trabajos de medio tiempo, no siempre dentro de su especialidad, y lo que es peor, muchos optan por la medida extrema de la migración, particularmente hacia el Oriente Medio y Asia, que están contratando a graduados jóvenes que tienen dominio del inglés.

Estos hechos cambiarán la forma de trabajar, las relaciones laborales, la oferta y demanda de mano de la mano de obra; la producción de bienes, la microeconomía y, fundamentalmente, la macroeconomía, entendida esta como la correlación de fuerzas productivas que buscan apropiarse del mercado global.

Sennett, autor de "La cultura del nuevo capitalismo", atribuye el déficit de fuentes de empleo al hecho de la aparición de las computadoras. "Y la única forma de enfrentarse con esto es compartir el trabajo. Tomar un trabajo y dividirlo en dos o hasta en tres partes.

Después, el Estado tendrá que darles suplementos a los sueldos de los trabajadores por el tiempo que no estén empleados. En otras palabras, "hay que sacarse la idea de que un trabajo a tiempo completo es para una sola persona", remarca el sociólogo.

La precariedad laboral no se restringirá a lo que se conoce hoy como tal. Será una forma de precariedad que marginará a individuos intelectualmente favorecidos, que recibieron entrenamiento especializado, pero que se verán obligados a realizar tareas 'indignas', que les provocarán un creciente sentimiento de frustración y resentimiento.

En estas condiciones, los trabajadores ya no podrán aspirar a hacer carrera y jubilarse en una sola empresa, a diferencia de las generaciones precedentes.

Es en este contexto que hay que entender las relaciones laborales en el futuro cercano. Definitivamente, las empresas cambiarán la forma de vincular y desvincular a sus trabajadores. Su capacidad para generar empleo, en un entorno económico en crisis, declinará ostensiblemente.

Del otro lado, la situación de los trabajadores se caracterizará por la incertidumbre; estarán más vulnerables que nunca. Hoy mismo ya se siente este fenómeno, con centenares de profesionales que ya no saben cómo diferenciarse de los demás postulantes, que también poseen todos los títulos imaginables.

Bajo este panorama, las empresas de diferentes sectores productivos se tornan cada vez más exigentes respecto del tipo de colaboradores que seleccionan, con énfasis no solo en los conocimientos teóricos, en la trayectoria académica; buscan que los sujetos tengan valores sólidos, un sentido ético.

Consecuentemente, las compañías actúan con total pragmatismo y frialdad cuando se trata de desvincular a personas que no se alinean con su filosofía de trabajo.

Algunas cifras

México. La tasa de desempleo se ubicó en 4,76% en febrero pasado, 0,45% menos que en enero, según informó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía En Francia.  La economía francesa se contraerá en 2013, con un primer semestre estancado y un segundo semestre en el que su actividad aumentará solo un 0,1 %, mientras que el desempleo subirá hasta el 11 %.

En Costa Rica.  La tasa de desempleo se mantuvo cercana al 10 % durante el 2012 y la participación en el empleo informal rondó el 11 %, informó la semana pasada el Instituto Nacional de Estadística y Censos.