Pamela García (I). Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 2

Aglomerados Cotopaxi, una industria maderera con espíritu ambiental

La naturaleza y la industria se unen en Aglomerados Cotopaxi. Desde su fundación en 1978 hasta la fecha, la línea de negocios de esta empresa se enfoca en la elaboración de tableros de madera mediante la reforestación comercial.​ Ese año un grupo de empresarios y visionarios, liderados por Juan Manuel Durini (+), se dedicó a la fabricación de productos derivados de la madera. En ese entonces Durini sumaba más de 30 años de experiencia en la industria maderera y forestal. Eso permitió que la empresa inicie la producción de tableros de partículas aglomeradas en el país.

Las primeras inversiones se realizaron en tecnología importada desde Alemania. A fines de 1978 se instaló la línea para recubrimiento de tableros lo que permitió expandir la gama de colores. En los años posteriores la empresa adquirió bosques de pino y 50 hectáreas de plantaciones en Cotopaxi. Eso permitió que la empresa consolide su crecimiento y empiece a exportar a los mercados de Colombia y Perú.

El crecimiento continuó y en 1996 la firma inauguró su segunda prensa, con la que se instalan chapas de madera. Al año siguiente se construyó la planta de MDF frente al Parque Nacional Cotopaxi.

Hoy, la empresa agrupa 17 655 hectáreas forestales, de las cuales 11 933 se encuentran con plantaciones comerciales, es decir plantaciones plantadas para su posterior cosecha. Dentro de estas plantaciones las especies que más se producen son la pinus radiata y pinus pátula, además de eucalipto. Estas requieren entre 15 y 20 años para llegar a su etapa más productiva.

La responsabilidad social es parte de la dinámica de esta firma ecuatoriana. Entre sus programas están el cuidado de áreas protegidas y conservación de ecosistemas, así como la conservación de bosque nativo y protección de cuencas hidrográficas. "362 hectáreas están destinadas a usos agropecuarios e infraestructura y 108 hectáreas corresponden a áreas protegidas", indica Bernardo Pérez, gerente general.

Así también cuenta con programas de becas estudiantiles para jóvenes de la zona de Cotopaxi así como campañas de salud oral y el Proyecto de Hongos Comestibles.

La planta tiene una capacidad de producir 40 000 m3 de tableros aglomerados al año y 78 000 m3 de tableros de MDF anuales. Cuenta con 31 puntos de distribución de sus productos a escala nacional. Sus líneas cuentan con el certificado ISO 9001, el certificado BASC para sistemas de control y seguridad y el certificado de manejo forestal de la Forest Stewardship Council (FSC).

Carlos Arregui, arquitecto y constructor, ha utilizado los productos de esta empresa desde hace 15 años. Distintos proyectos inmobiliarios que ha diseñado al norte de Quito cuentan con los tableros de Aglomerados Cotopaxi. "Lo mejor de tener una empresa nacional es que el material se encuentra mucho más accesible", señala.

Así también la empresa exporta a Panamá, Bolivia, Perú, Colombia, El Salvador, entre otros países. En Colombia cuenta con 38 locales y en Perú con seis locales de distribución.

Para Juan Celaya, importador de tableros de madera en Colombia, señala que la calidad de los tableros Aglomerados Cotopaxi los hace cotizados en el mercado. "Aunque sus precios son más altos su calidad es superior".

Datos adicionales

Inversión. La inversión de la empresa en plantaciones, equipos e instalaciones, supera los USD 69 millones en el transcurso de 20 años.

Exportaciones. Sus exportaciones alcanzan los USD 15, 6 millones. El 90% de sus productos se queda en el país.

El insignia

'El cuidado de la naturaleza es lo principal'

Felipe Pazmiño. Gerente forestal

El cuidado que se da a los productos de Aglomerados Cotopaxi inicia desde la semilla. La madera que producimos en las plantaciones comerciales se escoge de árboles genéticamente superiores, que brinden mejor calidad con troncos rectos, gruesos y altos.

Nuestros árboles deben soportar las duras condiciones climáticas de Cotopaxi y además pasan por un estricto proceso de selección después de ocho años.

Uno de los principales beneficios de estas plantaciones es que contribuimos al desarrollo de la fauna de la zona. Para nuestra certificación Forest Stewardship Council (FSC) nuestras plantaciones deben brindar un hábitat propicio especies nativas. Nosotros tenemos pumas, ciervos, conejos e incluso cóndores.