Agroprecisión

Darío Boada y Santiago Sghirla emprendieron juntos el sueño de crear la empresa de consultoría Agroprecisión. Esta firma está en el mercado desde hace 10 años. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

Sofía Ramírez (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 8
No 1

El agro se apoya en sus servicios

15 de noviembre de 2015 15:58

Un proyecto de tesis sobre el modelo digitalizado para el manejo agronómico de palma aceitera, basado en la agricultura de precisión en el año 2004, motivó a Darío Boada y Santiago Sghirla a emprender juntos con la empresa Agroprecisión.

Esta firma nació en el 2005 y se dedica a las consultorías y la ejecución de proyectos en planificación territorial, generación de cartografía multipropósito y telecomunicaciones en el país.

La historia del emprendimiento nació cuando Boada, ahora gerente general de Agroprecisión, y su socio Sghirla, presidente de la empresa, buscaban financiamiento para su tesis de graduación de la Universidad Central del Ecuador.

Ambos, quienes en esa época eran compañeros en la Facultad de Agronomía, acudieron al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca (Magap), para conseguir apoyo financiero. En la Dirección de Sistemas de Información Geográfica de esa Cartera conocieron a Hernán Velázquez, quien en esa época era Director de esta dependencia, y ahora es el Director de proyectos de la firma.

Darío Boada explica que aunque ambos no lograron conseguir financiamiento para desarrollar la tesis, se apasionaron por la digitalización de la cartografía en el país. Luego de su graduación solicitaron a Velázquez que, durante unos seis meses, les dictara clases gratuitas en esta área.

Velázquez recuerda que les enseñó el uso de tecnologías, procedimientos y vio en ellos la pasión por incursionar en la agricultura de precisión, por lo que les incentivó a continuar con el reto de constituir su propia empresa.

A finales del 2004 y luego de graduarse, Boada y Sghirla recibieron una propuesta para dirigir el proyecto de Sistemas de Información Geográfico del Banano en el Magap, en la que -por falta de recursos-, se repartían el sueldo.

Con un ahorro de USD 1 000 y al finalizar esta investigación, decidieron realizar los proyectos de manera independiente. Con este capital, compraron dos GPS y empezaron a buscar clientes entre amigos o conocidos involucrados en el área agrícola.

Santiago Sghirla señala que la agricultura de precisión fue la primera línea de negocio a la que se dedicaron durante un año.

En ese tiempo, todo el dinero obtenido de estos trabajos lo invirtieron en su página web, tarjetas de presentación y viajes a las fincas seleccionadas de sus primeros 12 clientes.

Su primer cliente a gran escala fue el grupo Alzamora Cordobés, que produce y extrae aceite de palma. Para esto, Agroprecisión en el 2006 realizó un inventario de 17 000 hectáreas, con georreferenciación y fotografías aéreas.

En el 2008, cuando en la Constitución se dispuso como eje central el ordenamiento territorial, Agroprecisión consideró que este podría ser un buen nicho de mercado, para posicionar sus servicios. Por ejemplo, desarrolló un proyecto con la ex Superintendencia de Telecomunicaciones (actualmente Arcotel).

Gustavo Orna, quien en ese entonces era director Nacional del área de Radio y Televisión, dice que Agroprecisión ganó un concurso público para diseñar un mapa de conductividad sobre la cobertura de frecuencia AM.

Al cumplir con las expectativas de la entidad, señala, la firma realizó otros tres proyectos, demostrando el cumplimiento de lo acordado en el tiempo establecido. Para esto, la compañía adquirió equipo sofisticado y selló una alianza con la firma europea Airbus, que les permitió desarrollar un mapa satelital en 3D, en el 2011.

Con esta estrategia logró un crecimiento en facturación y personal (ver gráfico), hasta la fecha.

Esta carta de presentación les ha llevado a los socios a desarrollar proyectos públicos. Por ejemplo, en este año, la Prefectura de Cotopaxi invirtió USD 180 000 para el inventario vial de 9 200 km en el área rural, la compra de imágenes satelitales de los cantones La Maná y Pangua, y el levantamiento de datos del fomento productivo, explica Édgar Aymacaña, director de Planificación de la Prefectura.

Para el 2016, Agroprecisión, además de realizar la georreferenciación satelital, capacitará a las empresas sobre tecnologías aplicadas a los proyectos, además de mantener el componente de innovación en sus mapeos. Esta estrategia les permitirá fortalecer la credibilidad como carta de presentación en el sector público y privado, dicen sus ejecutivos.

El presidente

Santiago Sghirla 


De cara al próximo año, nuestra principal estrategia de crecimiento empresarial será el desarrollo de tecnologías aplicadas a la agricultura de precisión.

Además, queremos dar un valor agregado al sector empresarial, por eso estamos trabajando en capacitaciones sobre los programas utilizados en las consultorías y proyectos realizados.

Esto tiene el objetivo de mantener una continuidad del servicio. También queremos diversificar nuestro portafolio de productos y servicios en varias áreas como, por ejemplo, en las telecomunicaciones, entre otros.