Ivanna Zauzich / Redacción Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Las aguas termales brotan en un complejo turístico en el Azuay

Una piscina termal con capacidad para 20 personas fue el primer paso para construir un negocio turístico en la parroquia de Baños (sureste de Cuenca).

Era 1926, cuando Ricardo Durán Brito invirtió 187 sucres (unos USD 8 al cambio de ese año), en un terreno de 2,5 hectáreas (ha) y edificó una piscina para que disfrutara su familia. Sus amigos y vecinos también mostraron interés por visitar esa atracción y Durán -recuerda su familia-, identificó una oportunidad de negocio.

Hoy, Balnearios Durán S.A. es un complejo de cuatro hectáreas con tres piscinas populares (el ingreso cuesta USD 2,70), una hostería con piscina termal y un spa con circuitos termales, piscina, sala de masajes, baños de cajón y otras atracciones (desde USD 12 hasta 60). También, tiene dos salas de recepciones con capacidad para 120 y 250 personas.

El año pasado, Balnearios Durán S.A. facturó cerca de USD 1,9 millones.

Ricardo Durán fue un visionario, así lo describe su nieta y actual gerenta, Susana Durán. Añade que como las personas llegaban caminando o en burro desde Cuenca, Durán Brito destinó unos 2 500 sucres (USD 50 al cambio de la época) y compró un vehículo Chrysler con capacidad para ocho personas. Él recogía a los clientes en el parque Calderón (centro de Cuenca) y los transportaba a la piscina.

En 1944, al fallecer Durán Brito, la piscina y esa actitud emprendedora fue heredada por sus 10 hijos y 80 nietos. Allí, en 1983 se construyó un primer bloque de la hostería con capacidad para 40 personas. Susana Durán no recuerda el monto exacto de la inversión, pero asegura que con esa edificación la firma se posicionó.

Para el vicepresidente ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cuenca, Matías Abad, este es uno de los balnearios más tradicionales del área urbana de la ciudad y mantiene altos estándares de calidad en servicio al cliente. Esta compañía, continúa Abad, es socia de este gremio desde 1981 y ha demostrado su interés por innovar e invertir en infraestructura, para estar al frente de las tendencias turísticas.

En 1992 se edificaron dos salones de recepciones, con una inversión que bordeó los 50 millones de sucres (USD 30 000). 14 años más tarde se construyó un segundo bloque de habitaciones, con capacidad para otras 50 personas. En ese proyecto se desembolsaron USD 400 000.

Balnearios Durán no frena su expansión, explica el analista empresarial Daniel Crespo. La fortaleza de esta organización, señala el especialista, es que cuenta con servicios para consumidores de ingresos bajos, medios y altos.

La opinión de Crespo se evidencia con los USD 500 000 que invirtió la firma el año pasado para edificar un spa llamado Novaqua. Allí se oferta masajes con aceites importados de Tanzania, Japón e India. También, baños de cajón y una piscina a 41 grados centígrados (°C) y otra a 8 °C, para que el cliente experimente el contraste de temperatura que beneficia a la circulación de la sangre, opina la gerenta del centro de estética Bienestar y Salud, Mariela Burbano.

Asimismo, Susana Durán señala que conforme la empresa amplía su oferta se adquieren terrenos aledaños a la hostería para continuar expandiéndose.

La relación comercial con sus proveedores es buena, lo reconoce el subgerente comercial de la firma La Italiana, Guillermo Sempértegui. Desde el 2006 compra embutidos, lomo fino, cortes de cerdo, etc. “La carne que demandan es ‘premium’ para utilizar en sus preparaciones”.

Para Andrea Rodas, quien es clienta de la Hostería Durán, “el servicio, las instalaciones y la comida son excelentes”.

Más sobre la firma

  • Los empleados. En 1926 atendían tres personas y en la actualidad la firma tiene 75 colaboradores.
  • Los clientes. Las cinco piscinas termales de Balnearios Durán S.A. reciben cerca de 35 000 clientes al mes y en vacaciones la cifra aumenta.

EL INSIGNIA

'La amabilidad es el eje de esta empresa'

Marcelo Barros / empleado antiguo

En 1983 empecé a trabajar para esta empresa y desde ese año cada cargo y experiencia ha sido un aprendizaje. Comencé como auditor nocturno; luego,  estuve en el área de recepción, banquetes, asistente de gerencia y actualmente soy Gerente de Alimentos y Bebidas. La firma y los socios son amables, dedicados y dan oportunidades de crecimiento. Por esa amabilidad y buen trato, esta es una empresa para quedarse y hacer carrera.

Además de la experiencia, en el día a día con la atención a turistas de EE.UU., Alemania, Italia, España, Perú, entre otros países, se conocen diferentes costumbres y es una retroalimentación interesante en nuestra profesión. Me gusta mi trabajo,  porque la empresa me da la oportunidad de desenvolverse en el área turística.