placeholder
La presidenta Dilma Rousseff visitá méxico el 25 y 26 de mayo de 2015. Foto: AFP

El FMI atribuye estas revisiones a la baja principalmente a Brasil, cuya recesión está demostrando ser más profunda y prolongada de lo esperado. Foto: Archivo AFP

Agencia DPA
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 5
No 0

América Latina seguirá en recesión en 2016, arrastrada por Brasil

19 de enero de 2016 10:54

La región de América Latina y el Caribe seguirá en recesión este año, lastrada por el retroceso de la economía brasileña, que caerá un 3,5%, según los datos publicados hoy, 19 de enero, por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La economía de la región caerá un 0,3% en 2016, mientras que en 2017 se recuperará hasta el 1,6%, apuntan las previsiones revisadas del FMI. En comparación con los pronósticos de octubre, estos datos suponen una revisión a la baja del 1,1 y el 0,7 puntos porcentuales, respectivamente.

"El producto interior bruto agregado de América Latina y el Caribe se contraerá también en 2016, aunque a una tasa más baja que en 2015, a pesar del crecimiento positivo en la mayoría de los países de la región", señala el FMI. Esto se debe principalmente a la recesión de Brasil y otros países en dificultades económicas.

Para la economía brasileña se pronostica un retroceso del 3,5% en 2016 y una recuperación hasta el 0,0% para 2017, lo que supone una revisión a la baja de 2,5 y 2,3 puntos procentuales, respectivamente.

México, por su parte, crecerá un 2,6% este año y un 2,9% en 2017, aunque estas previsiones también fueron revisadas a la baja en 0,2 puntos procentuales. En conjunto, el FMI rebajó sus previsiones de crecimiento global para este año (al 3,4%) y el próximo (al 3,6%), sobre todo debido a que el repunte de las economías emergentes será más débil de lo pronosticado en octubre.

El FMI atribuye estas revisiones a la baja "principalmente a Brasil, cuya recesión (causada por la incertidumbre política en medio de las secuelas ininterrumpidas de la investigación de Petrobras) está demostrando ser más profunda y prolongada de lo esperado", así como a "Oriente Medio, cuyas perspectivas están opacadas por la caída de los precios del petróleo" y a Estados Unidos, "cuyo crecimiento mantendría el ritmo actual, en lugar de cobrar nuevo impulso".