Virginia Lasio es una adepta a la novela policiaca desde hace seis años. Foto: Enrique Pesantes / Líderes

Virginia Lasio es una adepta a la novela policiaca desde hace seis años. Foto: Enrique Pesantes / Líderes

Alexander García  (I)
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Una apasionada del misterio y de la novela negra

6 de marzo de 2017 17:06

Si alguien quiere leer algo verdaderamente “truculento y angustiante”, Virginia Lasio recomienda un libro como ‘Vestido de novia’ del escritor francés Pierre Lemaitre, ganador del prestigioso premio Goncourt 2013 y premio de Novela Negra Europea.

La novela policíaca cuenta la historia de Sophie Duguet, quien comienza a perder objetos, olvida situaciones, es detenida en un supermercado por pequeños robos que no recuerda haber cometido, hasta que los cadáveres comienzan a acumularse a su alrededor.

“Terminas con una psicosis con ese libro”, cuenta con una sonrisa Lasio, directora desde 2002 de la Escuela de Posgrado en Administración de Empresas (Espae), de la Escuela Superior Politécnica del Litoral (Espol). “Y te preguntas ‘¿por qué estás leyendo esto?’ Pero no puedes dejar de leer”.

Es la clase de lectura que apasiona a la ingeniera mecánica, con una maestría y un doctorado en administración de empresas. El misterio y el ‘thriller’ de suspenso están entre los géneros predilectos de quien además es profesora de comportamiento organizacional, y desde hace seis años una voraz lectora de novela negra o policíaca.

Empezó leyendo la serie sobre el inspector Kurt Wallander, del escritor sueco Henning Mankell. Siguió con una serie de novelas sobre detectives que llegaban desde los países nórdicos, como la trilogía de Stieg Larsson, hasta autores franceses como el propio Lemaitre y Fred Vargas, creadora del comisario Adamsberg, un policía sin verdadero método de investigación. También, destaca a la española Rosa Ribas.

“En la novela negra encuentro una forma de desconexión, de inmersión en un mundo totalmente diferente a lo que uno vive todos los días”, explica Lasio, que pondera el género como una fuente de placer, entretenimiento y descanso. “Y es una concentración que no requiere de grandes esfuerzos, a pesar de que estás siempre buscando cuál es el desenlace y quién es realmente el criminal”.


Los detectives literarios han saltado al cine y a la televisión (el inspector Wallander tiene su propia serie en el canal Film&arts, por ejemplo), y Lasio gusta de comparar los libros que ella imaginó con la nueva materialidad que les otorga el audiovisual.

El misterio atraviesa otros intereses de la académica, que se declara seguidora del francés Patrick Modiano, premio Goncourt y premio Nobel de Literatura, en el que según dice el suspenso subyace de las búsquedas “internas y angustiantes” que emprenden sus personajes, en pos de su pasado. En el argentino Adolfo Bioy Casares, otro de los autores que la apasionan, lo misterioso se manifiesta en lo fantástico, dice.

La oficina de la decana luce llena de libros que ya no entran en una estantería atiborrada, otros títulos están sobre su escritorio y en una mesa entre carpetas. En su casa tiene otro tanto. También, títulos sobre administración y educación. Pero ha renunciado a engrandecer su colección, y una vez que las termina suele dejar muchas de las novelas en su trabajo para que alguien más las lea.