Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Hasta atletas olímpicos lucen sus uniformes

Atletas olímpicos, deportistas profesionales y estudiantes usan las prendas elaboradas por la firma Creaciones Deportivas S.A., Credeport, hace más de 36 años. Esta marca quiteña elabora desde marzo de 1977 calentadores, ropa para gimnasia olímpica, uniformes de colegio, uniformes para bastoneras, camisetas deportivas, ropa industrial, ropa hospitalaria...

Gilda Chávez, propietaria de este negocio, cuenta que la idea nació gracias a los conocimientos adquiridos durante su trabajo en la empresa de confecciones Larsen donde trabajó cuatro años. De igual manera el impulso de su maestra y deportista ecuatoriana, Dina Albuja, impulsaron a Chávez a emprender en el mercado de las prendas deportivas.

La inversión inicial para este negocio fue de 340 000 sucres (unos USD 13 600 en 1977) que le permitieron adquirir maquinaria y tela para elaborar sus prendas. Desde entonces su empresa se ha desarrollado y hoy alcanza una facturación de USD 15 000 mensuales y cuenta con 12 empleados.

Su diseño, calidad de tela y confección le abrieron mercado en el extranjero desde 1980. Hoy Credeport tiene clientes en Estados Unidos, Rusia, España, Italia y América Latina. "Los pedidos se envían por correo o los clientes personalmente vienen a retirar su orden", indica Chávez.

Unidades educativas ecuatorianas como el Instituto Ecuatoriano Shyris Valdivia, Iesval, el colegio Grow School, la firma Dichem del Ecuador y la Federación Deportiva de Atletismo del Ecuador también son clientes de Credeport.

Alejandra Romo, del Colegio Grow School, considera que los uniformes que solicitaba a la firma se destacan por su alta calidad y por los materiales que utilizan. "Los sacos y mandiles son eternos gracias a la alta calidad". El establecimiento trabaja con esta empresa desde hace 15 años.

Otra de las características que destacan los clientes es la puntualidad. Miguel Díaz, gerente de compras de la firma Dichem del Ecuador, indica que la razón principal por la que Credeport es su principal proveedor desde hace 12 años es que jamás ha fallado con ningún pedido de uniformes. Eso lo vuelva una empresa confiable, añade Díaz.

Credeport utiliza materias con tecnología de punta como tela transpirable y ultravioleta. Es por eso que equipos de fútbol profesional han trabajado con la firma. "Recuerdo que para Barcelona, yo viajaba hasta Guayaquil para tomar las medidas de los jugadores" cuenta Chávez. Esto fue en la década de 1990.

Deportistas destacados del atletismo nacional como Luis Tipán y Nancy Vallecilla han portado los uniformes fabricados por esta empresa quiteña. "Mis uniformes son hechos para campeones", cuenta. Tipán participó en las Olimpiadas de 1984, en Los Ángeles; Vallecilla hizo lo propio en Moscú 1980 y Seúl 1988.

Hoy a sus 75 años, Gilda Chávez sigue supervisando personalmente la calidad y los acabados de sus prendas. Ella también se encarga de elaborar los diseños.

En la actualidad, la Federación Ecuatoriana de Atletismo solicitó a la firma realizar los uniformes de la Selección Nacional Juvenil de Atletismo del Ecuador para su viaje a Donetsk, Ucrania para el Mundial Prejuvenil de Atletismo que se llevará a cabo este mes.