Redacción Cuenca (I)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

En la calidad se sustentan todos sus planos

Ejeproy es una de las principales empresas dedicadas a la construcción en Cuenca. Hace seis años dio un giro importante en su negocio para crecer y consolidarse. Dejó la obra pública y optó por el diseño, planificación y construcción de edificios de departamentos y oficinas y urbanizaciones privadas.

En el 2013 facturó USD 4,7 millones y el año pasado tuvo un crecimiento que bordeó el 4% y aumentó la cartera de proyectos a futuro, señala su gerente general Javier Ordóñez, quien reconoce a este último como el principal logro. "El resto será poder sostener el crecimiento, considerando que la construcción depende mucho del comportamiento de la economía del país".

Su padre Fabián y sus tíos Patricio y Fernando empezaron con una constructora a inicios de la década de los 80. Se dedicaban a ejecutar obras sanitarias, plantas de agua potable... de los gobiernos seccionales de Azuay, Loja, Tungurahua y Morona Santiago.

En el 2004, ellos junto con Javier y Sebastián Ordóñez fundaron la empresa Ejeproy que continuó con la ejecución de proyectos del sector público, fundamentalmente. Luego, dice Javier Ordóñez, optaron por los proyectos privados porque se aprecia la calidad sobre el costo y tuvieron la oportunidad de trabajar en obras de los principales grupos económicos de Cuenca.

"La experiencia lograda con el sector público nos fortaleció como empresa en los ámbitos laboral y seguridad", comenta Javier Ordóñez. Cada año ejecutan proyectos desde la planificación y factibilidad económica hasta la construcción. También, brindan asesoría, realizan estudios de ingeniería y en la recuperación de predios patrimoniales.

Por lo general, cada año tienen un edificio grande, un mediano y soluciones habitacionales pequeñas. El año pasado ejecutaron dos proyectos con unos 120 lotes en total. Según Javier Ordóñez, se debe considerar que hay proyectos que por su magnitud se ejecutan en dos períodos. En el 2014 sus obras se asentaron en 16 hectáreas urbanizadas y en 106 planificadas.

Cuando iniciaron solo eran los cinco integrantes de la familia y actualmente cuentan con equipos de ingeniería y arquitectura, personal administrativo y de control de proyectos, bodega y predicción de valores y cumplimiento. En total son 21 personas y el año pasado contaron con 100 obreros en sus proyectos.

Según Sebastián Ordóñez, sus clientes los reconocen por factores como calidad, tiempo y costo optimizado. "Muchos trabajos son de personas que ya construyeron antes con nosotros".

En diseño arquitectónico apuestan por el estilo contemporáneo y el uso de nueva tecnología como la domótica y sistemas de control y seguridad. También, iluminación LED, mejoramiento de las características acústicas y térmicas y uso de fibra óptica para mejorar la conectividad.

El arquitecto cuencano Pedro Samaniego, de la constructora A&D, coincide con ese criterio. Él señala que Ejeproy tiene un buen sistema de organización interna, manejo de proveedores y cronogramas de ejecución y cumplimiento.

"Su parte técnica también es muy buena, porque cumplen más allá de las normas exigidas". Samaniego ha colaborado en direcciones arquitectónicas de esta constructora.

12 500 m² construyó el año pasado la firma Ejeproy.