Humberto Sagñay se encarga del pegado de las suelas en el calzado para la caminata y el ascenso de media y alta montaña. Knguro cumple con normas de calidad. Foto: Glenda Giacometti / Líderes

Humberto Sagñay se encarga del pegado de las suelas en el calzado para la caminata y el ascenso de media y alta montaña. Knguro cumple con normas de calidad. Foto: Glenda Giacometti / Líderes

Modesto Moreta (I) 
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 12
No 1

Calzado para el deporte extremo

25 de octubre de 2016 09:30

Los zapatos de trekking y de seguridad industrial que fabrica la firma Knguro trabajan en condiciones más extremas y exigentes.

Los deportistas que gustan de una caminata en alta y baja montaña, así como los trabajadores de industrias los usan por su suavidad, durabilidad, confort, seguridad y llamativos diseños.

La calidad de los materiales como el cuero y las suelas, así como el terminado respaldan su garantía. El año pasado, la empresa confeccionó 19 500 pares y facturó USD 453 000. Sus principales mercados son Cuenca, Guayaquil, Quito, Loja y otras ciudades.

La fábrica ambateña abrió sus puertas en 1985. Oswaldo Valle la fundó luego que retornó de Australia, donde trabajó confeccionando botas para mujeres. Recuerda que ingresó como ayudante y en poco tiempo se convirtió en jefe de producción.

Con sus conocimientos retornó a Ecuador con la idea de montar una empresa de calzado en sociedad, pero el acuerdo con un familiar no se concretó y se quedó en la desocupación. Con el dinero que logró reunir en sus 14 años de estadía, construyó su casa y con los 60 000 sucres que le sobraron montó un pequeño taller para la confección de zapatos para fútbol.

Con el dinero compró la materia prima. Los cinco obreros que contrató se encargaban del armado y acabado. En ese año, en el país no se fabricaban zapatos para fútbol. Solo llegaban de Colombia, por eso logró el éxito. Llegó a vender 52 docenas en Guayaquil.

Hasta 1992 los negocios marchaban bien, sin embargo, otras pequeñas empresas comenzaron a confeccionar el mismo producto, lo que hizo que bajaran las ventas. Así fue que se cambió de línea con modelos de calzado deportivo. Ese nuevo producto ayudó a recuperar la comercialización.

Oswaldo solicitó un crédito de 10 millones de sucres a una institución bancaria. Con los recursos adquirió más materia prima, una pulidora, dos máquinas para aparar y más artículos.

El feriado bancario y la dolarización no lo impactaron, por lo que mantuvo a sus ocho trabajadores. Pero en el 2005, con el ingreso de productos chinos, perdió competitividad. Elaborar un par de zapatos le costaba USD 16, mientras que el asiático se vendía en 9. Quebró y cerró sus puertas.

En el 2011, una vez que su hijo David se graduó de la universidad, decidió montar nuevamente el taller. Los USD 10 000 que tenían en ahorro los invirtieron en maquinaria para una nueva línea de botas de trekking. Lograron elaborar entre 24 a 36 pares al día.

Una vez que David asumió la gerencia, de a poco el proceso de confección de calzado mejoró hasta lograr en el 2012, amplios estándares de calidad, dice David.

Luego la firma cambió de Sport a la marca Knguro. “Eso le dio identidad a nuestro calzado, porque significa calidad”, asegura.

En el 2014, la empresa incursionó en el zapato de seguridad industrial, con precios competitivos. Eso ayudó a vender más.

David y Oswaldo Valle adquirieron nuevas maquinarias con una inyección de USD 115 000. Con el dinero mecanizaron los procesos e iniciaron los trámites para la certificación de calidad Inen y las europeas ASTM.

Las plantas de caucho y de nitrilo las adquieren en Ambato y también se importan de España, Colombia y México. En la actualidad, debido a la recesión económica, la producción bajó 50%.

La Corporación Química Nacional, distribuidora de la línea de Seguridad Industrial, en Guayaquil, trabaja con calzado Knguro. La relación comercial arrancó hace tres años. Lady Quimis, asistente de ventas, cuenta que la alta calidad de los materiales y del producto hizo que decidieran trabajar con esta industria. “En todo este tiempo no hemos tenidos reclamos ni quejas de nuestro clientes que son firmas importantes del país y aumentaron las ventas”.

El gerente

David Valle


Nuestro calzado está elaborado con cueros y suelas en caucho y nitrilo de alta calidad que se adquieren en diferentes países de la región. Estos cuentan con certificaciones internacionales. A esto se suma el control de calidad que hacemos al producto que sale al mercado. Además, la capacitación recibida a través de un diplomado en tecnología de fabricación de calzado, más lo destacado de la mano de obra en la fabricación, hacen que la marca Knguro sea conocida a escala nacional.