Jaime García, Jimmy Navarrete, José Luis García y Marcelo Alvarado. Foto: Enrique Pesantes / LÍDERES
Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 12
No 1

El cambio de aceite para el auto se ofrece a domicilio

Jimmy Navarrete y Jaime García se conocieron hace unos 20 años en el Colegio Simón Bolívar, de Guayaquil. La amistad que forjaron en las aulas los llevó a reencontrarse hace unos nueve meses. Esta vez, con un nuevo propósito: emprender un negocio.

En mayo del 2013, Navarrete, un ingeniero industrial, y García, ingeniero eléctrico, empezaron a reunirse para analizar, estudiar el mercado y conocer la viabilidad de un emprendimiento que tenían en mente.

Seis meses después, las conversaciones se cristalizaron y nació, en octubre del 2013, una microempresa de servicios a domicilio para el cambio de aceite.

Oil Check es el negocio de estos emprendedores que brinda el servicio de cambio de aceites para motores a gasolina, diésel, cajas de cambios… y una docena de asistencias mecánicas.

Para ello invirtieron alrededor de USD 25 000, para adquirir una fur­goneta y el equipo especial para llevar su trabajo a domicilio.

El proceso del reemplazo del aceite consiste en extraerlo mediante una bomba de succión, que tarda unos 15 minutos y lo hace en cualquier lugar. Dos técnicos especializados realizan esa tarea, y "no deja ningún rastro en el lugar en donde se hace el cambio", dice Eduardo Ledesma, un cliente del negocio.

Él utiliza Oil Check desde noviembre pasado y comenta que lo novedoso que encuentra es la opción de poder dejar su automóvil en el parqueadero de su oficina o en su casa, y no perder tiempo llevando el vehículo a una lubricadora.

Además, los técnicos realizan una inspección del vehículo e informan al cliente de posibles daños, para que este tome precaución. Por ejemplo, chequeo de bujías, revisión del filtro de aire, nivel de líquido de frenos, entre otros.

El aceite que obtienen de los cambios es entregado a una firma especializada en el tratamiento ecológico de estos residuos. Para Navarrete es fundamental contar con permisos ambientales que avalen su actividad. Oil check tiene un promedio de 200 clientes mensuales.

El servicio se solicita con 24 horas de anticipación y los técnicos acuden en la furgoneta -dicen- a cualquier punto de Guayaquil. "Hemos tenido clientes que cuando van a la peluquería aprovechan para dejar estacionado el carro y nosotros hacemos, en ese lapso, el cambio de aceite", indica Navarrete. Este negocio factura unos USD 6 000 al mes.

Otro de las prestaciones de Oil Check es que se lleva un historial de mantenimiento del vehículo, y la atención es personalizada, para recordarles a los clientes la fecha del próximo cambio. La microempresa emplea a dos técnicos y dos personas encargadas del call center.

García comenta que la idea de ofrecer este servicio a domicilio nació de la necesidad que ellos tuvieron como usuarios y no encontraron en la urbe. "Apostamos por este emprendimiento, luego de varios análisis tomamos en cuenta factores como la comodidad y lo ecológico".

El servicio

A domicilio. Una furgoneta está equipada con máquinas especiales. Una de ellas es una bomba de succión de aceite, importada de Brasil.

El tiempo. Unos 15 minutos demanda el trabajo de cambiar el aceite de motor. Aunque ese lapso puede aumentar, según el volumen de aceite.

El equipo. Son mecánicos especializados y capacitados en atención al cliente.

Los precios. Estos dependen del tipo de vehículo y del aceite. Va, por ejemplo, desde USD 28 para un auto pequeño.

El target. Quienes más demandan los servicios del cambio de aceite son ejecutivos, oficinistas y amas de casa.