placeholder
Santiago Ayala Sarmiento (I) Redacción Quito / LÍDERES
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El cambio de la matriz alienta a emitir papeles

Ha transcurrido la mitad del año y el balance para el mercado bursátil ecuatoriano es alentador. Los montos negociados a escala nacional ya es similar a todo el movimiento anual de los tres años anteriores (2011, 2012, 2013).

Eso abre un horizonte optimista de cara al segundo semestre y a los próximos ejercicios. Y todo esto, pese a que en el intermedio de este año el empresariado mantuvo cautela respecto a la aprobación de la Ley de Fortalecimiento y Optimización del Sector Societario y Bursátil.

La normativa, desde que fue enviada por el Ejecutivo a la Asamblea, tenía el espíritu de ordenar y crear las condiciones necesarias para que más negocios utilicen a las Bolsas de Valores como entes de fondeo más favorable y de mayor plazo. Especialmente, uno de los objetivos que se fijó fue atraer a las pequeñas y medianas empresas, para que apuesten por este mercado, ordenando sus finanzas.

"Es una buena manera de financiar proyectos más arriesgados y con mayor aliento. Obviamente, si queremos acceder a esta herramienta debemos cumplir parámetros más exigentes. Eso nos permitirá mejorar nuestra calidad y atraer a los inversionistas", señala Mario Ruiz, un mediano productor de alimentos que se encuentra en trabajos internos para acceder al mercado bursátil próximamente.

Según las estadísticas de la Bolsa de Valores de Quito, el 41% de los emisores que negocian papeles en el mercado es pequeña o mediana empresa, algo que ha venido aumentando paulatinamente en los últimos meses. El 45% de los 271 emisores existentes a escala nacional pertenece a la gran empresa, mientras que el 14% es del sector financiero.

"Las compañías poco a poco están mirando hacia el Mercado de Valores, porque saben que pueden aprovechar de un nuevo paraguas legal, que seguramente ofrecerá nuevos productos en el futuro, y asegurar flujos de capital que les permita invertir a más largo plazo", dice el asesor financiero Matías Donoso.

El especialista añade que el anuncio de la firma del acuerdo comercial entre Ecuador y la Unión Europea (UE), dado a conocer la semana pasada por los negociadores de ambas partes, abre un horizonte de mayores oportunidades. "Y si a eso se suma que varias políticas públicas tienen como meta impulsar el cambio de una matriz productiva y sustituir ciertas importaciones, las expectativas para el sector privado son mayores".

Sin embargo, un segundo escenario todavía ha hecho a las empresas poner su decisión en cautela. El proyecto de Código Orgánico Monetario y Financiero, que se debate en estos momentos en la Asamblea, pone un 'stand by' en las intenciones de proyectos a largo plazo, hasta que se conozca cómo queda finalmente el documento que regulará las actividades financieras en el país.

Otro aspecto importante que abre las puertas a una mayor actividad bursátil en los próximos meses es la intención concreta de que el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) vuelva a ser un actor importante en el mercado, algo que había quedado relegado en los últimos años y que redujo los montos desde los USD 6 426 millones movilizados en el 2009, hasta la mitad durante los últimos cuatro años. En una reunión que mantuvieron las autoridades de la entidad con los representantes bursátiles se puso sobre la mesa nuevamente esta posibilidad, por lo que en los próximos años podrían verse nuevos movimientos.

En todo este escenario, las fuerzas también están cambiando, ya que los sectores agrícola e industrial cada vez están colocando más papeles. Aunque el sector comercial sigue teniendo la mayor actividad, estos otros dos sectores vienen creciendo de manera importante.