Un grupo de empleados de Halley Corporación arma el casco de seguridad industrial que es producido en esta empresa ambateña. Cuenta con 70 colaboradores. Fotos: Glenda Giacometti / LÍDERES.

Un grupo de empleados de Halley Corporación arma el casco de seguridad industrial que es producido en esta empresa ambateña. Cuenta con 70 colaboradores. Fotos: Glenda Giacometti / LÍDERES.

Modesto Moreta (I)  redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 6
No 1

El constructor utiliza sus cascos

17 de enero de 2016 15:38

Los cascos de seguridad que produce Halley Corporación cuentan con la certificación de calidad INEN y bajo la Norma ANSI.ISEA Z89.1 y se comercializan en grandes cadenas como Kiwy y Ferrisariato en todo el Ecuador.

La calidad y tecnología que se emplea en sus procesos hizo que la firma no decaiga en su crecimiento. En el 2014, las ventas llegaron a los USD 1,5 millones.

El año pasado esta empresa ambateña importó desde China, ocho inyectores nuevos para fortalecer su producción. En la actualidad cuenta con 22 de estos equipos, en donde se fabrican líneas en accesorios para la carpintería, del aluminio, línea hogar y de cascos de seguridad industrial.

Este último producto entró en el mercado a mediados del año pasado. La inversión en este proyecto superó los USD 500 000. Los recursos llegaron a través de créditos otorgados por los bancos del Austro y Procredit.

Halley Corporación inició en el 2003 con la producción de accesorios para carpintería de aluminio como nudo esquinero, nudo escuadra, seguros de ventana, entre otros, para el ensamblaje de vitrinas, puertas y ventanas en aluminio, con un capital de USD 1 000.

El cuencano Jaime Palacios es el Fundador y Presidente de la firma. Cuenta que tras diseñar los accesorios, los enviaba a producir en Quito y luego comenzó a comercializarlos en el país, pero no fue fácil. Le resultó difícil, dice, porque “debía cambiar la mentalidad del maestro aluminiero”.

Explica que con perseverancia logró sustituir la manera tradicional, por las técnicas modernas y rápidas de ensamblaje Halley. “Los maestros vieron las bondades, resistencia y calidad, y comenzaron a utilizar estos productos que son patentados”.

Entre el 2003 y el 2011, la empresa producía accesorios para la carpintería de aluminio. Una vez desarrollado el mercado, Palacios buscó nuevos proyectos. Allí nació la producción de vasos publicitarios sellados con ultrasonido y publicidad interior, “únicos en el país”.

Posteriormente apuntó a nuevas líneas exclusivas como hogar con la elaboración de jarros, vasos, platos, bandejas y un portafolio de más de 40 ítems, con diseños propios, productos que se comercializan en las cadenas de supermercados Megamaxi, Mi Comisariato, Tía, etc. Asimismo, de distribuidores como Almacenes Estuardo Sánchez, Delihogar; agencias publicitarias y firmas multinacionales, como Kellog’s.

Hace dos años, la empresa se trazó un nuevo reto: producir el primer casco de seguridad industrial en el país, con certificación INEN. La falta de un laboratorio para efectuar las pruebas de resistencia y de certificación de calidad hizo que emprendieran el gran desafío de montar un laboratorio y obtener el sello de calidad bajo la norma NTE 146 Casco de seguridad Tipo 1 Clase C.

Su principal distribuidor y comercializador de los cascos es Patricio Chérrez, productor de zapato industrial Búffalo. Esto ayudó a incrementar las ventas.

Chérrez cuenta que espera que llegue la certificación Satra, que es una norma europea otorgada en el Reino Unido, para ingresar a los mercados del Pacto Andino como Colombia, Perú, Bolivia y otras naciones de América y Europa.

“El costo de casco de seguridad industrial Halley es un 60% más económico que el importado y con una calidad superior en su clase. Es liviano, cómodo y versátil, por lo que una persona puede utilizarlo toda su jornada de trabajo”, asegura Chérrez.

En sus 13 años de operaciones, Halley Corporación ha invertido USD 1,5 millones en el montaje de la planta para desarrollar la empresa. La inversión provino de capital propio y de créditos.