placeholder

La compra de calzado importado sigue a pesar de las restriciones

Las importaciones de calzado han crecido pese a las medidas de protección para la industria nacional fijadas por el Régimen.

En enero del 2008, el Comité de Comercio Exterior (Comex) estableció una salvaguardia para los zapatos de USD 10 por cada par, más un 10% de recargo sobre el valor. Con ello se logró que se reduzca en alrededor de 80% la importación de un total de 50 millones de zapatos.

Un año después de fijado el mecanismo el Gobierno lo levantó, pero decidió aplicar un arancel mixto de USD 6 por cada par de zapatos más 10% sobre el valor del producto.

Para Mario Aguirre, presidente de la Asociación de Importadores de Calzado, el establecimiento de estas medidas restrictivas perjudicó directamente a los consumidores porque el producto incrementó sus costos (en el momento se consiguen zapatos provenientes del extranjero con precios desde USD 25 en adelante).

[[OBJECT]]

Aun así, se sigue importando porque el producto que se trae tiene más tecnología, diseños novedosos, etc. Según datos de la Federación Nacional de Exportadores (Fedexpor), en el 2009 las importaciones en dólares cayeron en un 60% en relación con el año anterior, debido a las medidas.

Levantadas las medidas e incluso fijado el arancel mixto, las compras del exterior volvieron a crecer durante el primer año en 71% . El siguiente, es decir, entre el 2010 y el 2011 las importaciones fueron menores y se incrementaron apenas en el 26%.

Entre enero y agosto de este año se importaron USD 86 millones y un total de 5 114 toneladas. Esto muestra un incremento del 29% en relación con el mismo período del 2011.

El calzado que llega al país proviene, principalmente, de Panamá, Colombia, Brasil, China, EE.UU., entre otros. Según el Ministerio de Industrias, la oferta productiva nacional ocupa más del 95% de la demanda de calzado del país, por lo que el restante se centra en las importaciones.

El país compra del exterior, principalmente calzado deportivo, de entrenamiento, para montaña, de puntera metálica (destinado para seguridad industrial) o aquellos elaborados con cuero natural o regenerado.