placeholder
Fuente: www.geosalud.com
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Antes de comprar un repelente

  1. Los repelentes. Son productos elaborados con componentes no tóxicos, para el uso humano. Estos alejan a los mosquitos y otros insectos que pueden causar molestias o incluso, acarrear enfermedades, como es el caso del dengue transmitido por el mosquito Aedes aegypti.

  2. La composición. Los repelentes suelen usar el DEET, componente que interrumpe la producción de dióxido de carbono, la que se produce naturalmente en la piel y en la respiración. Así, los mosquitos no localizan a su objetivo, pues son atraídos por el dióxido de carbono.

  3. Otros compuestos. Hay repelentes a base de aceite de soya. Estos otorgan protección por un período de tiempo similar a un producto con una baja concentración de DEET de cerca de 4,75%. Los productos con 23,8% de DEET proporcionan un promedio de cinco horas de protección.

  4. La seguridad. Los productos que contienen DEET son seguros, cuando se siguen las instrucciones de los empaques. En el caso de ser importados de EE.UU. es importante que cuenten con un sello de la Agencia de Protección Ambiental Estadounidense (EPA, por sus siglas en inglés).

  5. El uso en los niños. Los padres deberían escoger el tipo y la concentración de repelente a ser usado, teniendo en cuenta el tiempo que el niño estará al aire libre, la exposición a mosquitos y el riesgo de enfermedades transmitidas por mosquitos en las áreas donde se expongan.