Serkan Ozturhan y Sofía Terán son los propietarios de Crearte, un negocio de diseño que funciona en Quito. Foto: Paúl Rivas / LÍDERES

Serkan Ozturhan y Sofía Terán son los propietarios de Crearte, un negocio de diseño que funciona en Quito. Foto: Paúl Rivas / LÍDERES

Redacción Quito  (I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 1

El corte láser es la herramienta de esta iniciativa

29 de agosto de 2016 10:15

Dibujos, letras, imágenes, etc., se plasman en discos de acetato, acrílico, madera, cartulina y más materiales, a través de los cortes láser hechos por Sofía Terán y Serkan Ozturhan.
Ella es arquitecta y él, ingeniero; se conocieron hace tres años, y con el paso del tiempo llegaron a comprar una cortadora láser. Desde ese momento, comenzaron a diseñar en diferentes materiales y así fue como nació Crearte.

Al inicio comenzaron con productos pequeños, como accesorios para decoración, aretes, etc. Luego aumentaron su oferta, que comenzó a venderse a través de redes sociales como Facebook.

Los productos estrella de este negocio son las figuras que realizan con discos de vinil. Portadas de cuadernos y relojes resaltan en el local de este negocio, ubicado en Los Sauces, en Quito.

Este almacén-taller opera desde septiembre del año pasado. Además de los productos mencionados, se observan también portarretratos, portavelas, lámparas e invitaciones hechas en madera. También hay decoraciones de acrílicos e, incluso, bisutería en diferentes materiales.

El 50% de los productos que venden corresponde a creaciones de los emprendedores; la otra mitad son artículos personalizados. “La gente nos pide cosas, incluso, que nunca antes hemos realizado y materiales que son totalmente novedosos”, indica Terán.

Ella recuerda, como un reto, el caso de una lámpara fabricada en madera que proyectaba momentos de la vida de una joven, que fueron hechos con corte láser.

“Fue una idea que se me ocurrió a mí y que la hicieron realidad en Crearte. Lo importante es que la persona a la que le di este obsequio destacó la manera como su historia se narra en un elemento”, dice Diego Enríquez, cliente de este emprendimiento.

María José Rojas destaca la originalidad de los diseños, principalmente de aquellos hechos en discos de acetato. De los tres que ella compró, dos los personalizaron a su gusto. “Es interesante lo que hacen en este negocio, porque esos discos ya no se ven ahora”.

Los relojes tienen un costo promedio de USD 30 y es el producto de mayor acogida de Crearte. El negocio, de hecho, tiene alrededor de 3 000 diseños para estos.

Por otro lado, las creaciones hechas en acrílico pueden costar entre USD 30 y 150, dependiendo del tamaño y la forma que se les dé. Los portarretratos alcanzan un valor de entre USD 8 y 60.

La oferta de este negocio es amplia y hoy en día ofrecen invitaciones y recuerdos de matrimonio hechos en diferentes materiales, como la madera. En el caso de
las primeras, explica Ozturhan, los precios oscilan entre los 3,50 y los 8 dólares.

Los planes de esta microempresa se centran en expandirse por el país, empezando por Guayaquil. Los propietarios de Crearte ya analizan quién podría encargarse del negocio en esa urbe.

La iniciativa se promociona en redes sociales; ahora es posible que se cree una nueva fuente de trabajo, gracias a la contratación de una persona para comercializar sus diseños.

Algunos detalles

La inversión. Al inicio los emprendedores colocaron USD  16 000 para el local, los materiales, la garantía, etc.

La facturación. Los emprendedores calculan que las ventas durante el primer año del negocio alcanzan, aproximadamente, USD 35 000.

Los clientes. Cuando la microempresa vendía por redes, tenía unos 50 clientes por mes. Estos han crecido. La firma también quisiera tener un local en un centro comercial.