placeholder
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El crecimiento baja, pero todavía es importante

Construcción

Los constructores son cautos a la hora de prever el escenario para este año. La razón es que es uno de los sectores que más sienten el impacto de menores tasas de crecimiento en el país.

Según las previsiones del Banco Central para este año, la actividad de la construcción reduciría casi en la mitad su ritmo de crecimiento. Mientras el año pasado fue la que más aportó al Producto Interno Bruto (PIB), con un crecimiento del 14%, en el 2013 apenas lo haría a alrededor del 6%.

La razón para este descenso, según el asesor inmobiliario Rodrigo Cevallos, es que probablemente el Banco Central estimó una menor inversión de los hogares en proyectos habitacionales. "Creo que el tema de los precios, de alguna forma, ha frenado un poco el acceso a vivienda. La alta demanda en años anteriores dispararon el precio del metro cuadrado de construcción en varios lugares. Hoy, para muchas personas, podría resultar innaccesible".

El inversionista en bienes raíces Ricardo Landázuri, por su parte, señala que desde el año pasado, en efecto, se ha reducido la capacidad de compra de los proyectos habitacionales. "El negocio se ha contraído en un 20% este año. No es porque no hay interés, sino porque a la gente de clase media se le está haciendo cada vez un poco más difícil acceder a viviendas por los mayores precios".

Sin embargo, el ingeniero Gonzalo Reinoso tiene su propia tesis. Argumenta que dentro del sector también hay que considerar a la cosntrucción de obras civiles como centros comerciales, edificios de oficinas, etc.

"Los años pasados fueron especialmente importantes para la edificación de grandes centros comerciales en Quito, por ejemplo (los de Cumbayá). Para este año no se prevé inauguraciones de esa magnitud. Eso también influye en la previsión menor para el sector".

Pese a ello, aún el crecimiento es importante, añade Cevallos. Y en este escenario cobrará importancia la forma como se inyecte liquidez a la economía y se ofrezcan mayor cantidad de créditos hipotecarios, tanto desde el Biess como desde los bancos privados.