Jeremy Tordjman Washington / Agencia AFP
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

La crisis de los países emergentes atemoriza

Las turbulencias financieras que viven los países emergentes se mantienen, a pesar de la ofensiva de algunos bancos centrales para sostener sus divisas, y podrían incluso agravarse tras la decisión de la Reserva Federal estadounidense (Fed) de endurecer su política cambiaria.

Tras una reunión de dos días de duración, la Fed decidió el 29 de enero seguir reduciendo su apoyo a la economía estadounidense, lo que podría acelerar aún más los movimientos de capitales que afectan las finanzas mundiales.

Inquietos por ciertos problemas sociales y anticipando un endurecimiento de la política monetaria estadounidense, los inversores ya habían abandonado de manera masiva sus posiciones en países emergentes. Esto ha provocado una caída de divisas en países como Brasil, India, Sudáfrica y Turquía.

Estas turbulencias "parecen haber escapado a la atención de la Fed", ironizó Chris Low, analista de Capital Market. Su colega Omer Esiner de Comfex, por su parte, vio en la decisión del banco central estadounidense una señal de que este no teme el "contagio" de los problemas hacia los países ricos. Sin esperar el anuncio de la Fed, los bancos centrales de algunos países emergentes pasaron a la acción para intentar sostener a sus monedas y frenar la fuga de capitales, pero tuvieron un éxito limitado.

Tras una reunión de urgencia, el Banco central turco anunció el 28 de enero, contra la opinión del Gobierno, un fuerte aumento de sus principales tasas de interés (de 4,4 a 10% para su tasa semanal) para tratar de frenar la continua caída de su moneda frente al euro y al dólar.

Una "subida de las tasas gigantesca y audaz", dijo Anita Paluch, analista de Varengold, que "permitió calmar la inquietud y reducir la demanda de activos más seguros", como el dólar y el yen.

El Banco Central de Sudáfrica también subió el 29 de enero sus tasas de interés, aunque lo hizo en menor proporción -de 5 a 5,5% para su tasa básica-, y el de India lo había hecho un día antes -un cuarto de punto-.

Encareciendo el precio del dinero, pretenden parar la depreciación de sus monedas así como la inflación.

Con estas decisiones, Turquía y Sudáfrica siguieron los pasos de Argentina, India y Rusia, y recurrieron en los últimos días a armas monetarias como el control de la compra de divisas, subida de intereses o inyecciones de liquidez.

Para los expertos de Capital Economics, el hecho de que las monedas de los emergentes sigan debilitándose a pesar del aumento de las tasas de interés "abre una nueva fase potencialmente más preocupante de las tensiones de los mercados financieros". La caída de las monedas emergentes se aceleró con la primera confirmación a fines del 2013 de la reducción de la compra de bonos por parte de la Fed de USD 85 000 millones a 75 000 millones mensuales. Al intentar calmar la situación, el FMI negó que haya "pánico" en los mercados emergentes, pero existen dudas (ver puntuales).

En América Latina

  • El escenario.  El FMI espera un crecimiento mayor de las economías latinoamericanas este año en comparación al de 2013, pero advirtió que " la volatilidad será un factor relevante en los próximos meses en los mercados desarrollados y en los mercados emergentes".
  • El meollo.   La incertidumbre está asociada a que el crecimiento mundial está comenzando a depender cada vez más del desempeño de los países desarrollados y no de los emergentes, como sucedía en los últimos años, en medio del proceso de normalización de la política monetaria de EE.UU. y otros países desarrollados.