placeholder
Volkswagen

Foto: Archivo Líderes

Agencia DPA
Annika Grah
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 3
No 1

La crisis de Volkswagen golpea a los proveedores

9 de octubre de 2015 12:35

Solo hicieron falta un par de días para que el escándalo de la manipulación de emisiones en los coches diésel de Volkswagen afectara a los proveedores de partes de automóvil. La portavoz de la compañía especializada en filtros especiales Mann+Hummel dijo que, sencillamente, las automotrices "no hacen pedidos".

La empresa de Ludwigsburgo fabrica piezas para los motores diésel de Volkswagen y se le amontonan en los almacenes. Los contratos entre los fabricantes de coches y sus proveedores son duros: si el fabricante no necesita las piezas que encargó, no las paga. Sólo las piezas encargadas y ya fabricadas permiten a los proveedores "cierto margen de negociación" con la automotriz, dicen en Mann+Hummel.

A veces obtienen dinero, otras encargos para otros modelos que sí se fabrican. La empresa ya está despidiendo empleados. Debido al escándalo de las emisiones diésel, Volkswagen redujo la producción de algunos modelos. Las plantas afectadas están en Salzgitter (Alemania), Puebla (Mésxico) y Polkowice (Polonia).

La producción es normal entre semana, pero menor los sábados. También se ha limitado la capacidad de las mismas. Según la agencia especializada en información económica Bloomberg, unas 200 empresas dependen de Volkswagen en todo el mundo, por sus negocios con la que es la automotriz más grande de Europa.

Las empresas proveedoras en Alemania, sin embargo, prefieren no dar aún la voz de alarma. La especialista en escapes Eberspächter, que hasta 2014 suministraba piezas para los autos diésel manipulados por Volkswagen, prefiere no hacer comentarios sobre los efectos a medio plazo de la crisis.

El experto en automotor y asesor estratégico Marcus Berret, de Roland Berger, cree que algunos proveedores podrían verse beneficiados por la llamada a talleres de millones de autos por parte de Volkswagen. Además, "a medio plazo pueden beneficiarse del redoblado esfuerzo de los fabricantes para que las emisiones de sus autos no se salgan de los límites legales".

El proveedor Mahle percibe otra ventaja "si la producción se desplaza hacia el motor de gasolina". Su empresa, asegura, ofrece tecnologías para mejorar su eficiencia. Aún se desconoce el efecto indirecto de la crisis sobre otras automotrices. Frank Schwope, analista del banco alemán Nord/LB, cree que las ventas de Volkswagen bajarán "entre el 1 y el 4 por ciento". Daimler o incluso Audi, que es una filial del Grupo VW, podrían quedarse con parte de su clientela.