Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Cuatro sabores se suman al agua mineral

Mora, piña, maracuyá y hierbaluisa son los cuatro sabores de agua mineral que lanzó Güitig. Desde el pasado 21 de julio, esta marca puso en las perchas estos nuevos productos. Las botellas estarán a disposición del público por tres meses, explica Claudia Núñez, brand mánager Güitig.

La funcionaria explicó que lanzaron esta iniciativa, denominada Sabores de mi Tierra, como un homenaje de Güitig a Ecuador por sus 105 años de aniversario. "Un sabor por cada región (...) Mora por la Sierra, Piña por la Costa, Maracuyá por la Amazonía y Hierbaluisa por Galápagos (...) Creemos que revitalizar nuestra esencia es parte de lo que nos hace orgullosamente ecuatorianos".

La idea de incluir sabores frutales es parte de la innovación para los consumidores que buscan esta bebida. Entre estos últimos se halla María Teresa Silva, quien tiene 80 años y es una fanática de Güitig desde que tiene uso de razón. Por eso es que no tardó en probar los nuevos sabores. "Me parecen bastante sabrosos. Recientemente estaba enferma del estómago y tomé el de hierbaluisa y me sentí mejor. Desde que soy niña me han dicho que esta es un agua mineral curativa".

Comentarios como estos han llegado hasta la empresa fabricante. Una de las cosas que más ha destacado el público es que la firma impulse la esencia del país.

De hecho, para desarrollar esta campaña la empresa hizo un estudio para determinar cuáles eran los sabores y frutos característicos de cada zona. Posteriormente, desarrolló un análisis para definir las fórmulas con los consumidores y obtuvo los cuatro productos, que se comercializan en tiendas y autoservicios.

El precio de venta es USD 0,70 en presentación de 500 mililitros en botellas pet y de USD 2,20 en presentación de 700 ml de vidrio no retornable.

Para consumidores como Mariana Paredes estos son precios razonables. "Es un producto natural y no tengo inconvenientes en pagar. Además, me agrada que tengan sabores, principalmente los de mora y maracuyá, porque me encantan los frutos cítricos que hay en el país".

La empresa tomó en cuenta esta demanda que existe en el público nacional, por lo que viene trabajando en el proyecto desde mediados del 2013.

La firma también ha presentado otras innovaciones entre las que está la imagen de sus botellas. Allí no se observa el clásico oso polar en el hielo, que marcó a diversas generaciones de ecuatorianos.

Con ello la marca ha buscado llegar a un consumidor más exigente, con su envase de vidrio. La idea es que el producto sea consumido durante las comidas.

De acuerdo con los estudios de investigación de la firma, Güitig tiene una participación en el mercado ecuatoriano de un 95%, "siendo líder en la categoría desde 1909". La meta, dicen sus ejecutivos, es convertirse en una de las top 5 de marcas de bebidas refrescantes no alcohólicas del Ecuador.

Historia y contexto

El envasado del agua mineral. Este empezó a finales del siglo XIX de manera artesanal, en botellas de vidrio de 20 litros. En sus inicios, el agua se usaba como un producto medicinal, que se comercializaba en diferentes boticas de Quito.

La presentación. La marca presentó los nuevos sabores en las fuentes hidrominerales en Machachi (cantón Mejía, Pichincha); en esas instalaciones nace Güitig, desde sus orígenes en 1880.