redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El diseño cuencano abriga a las mujeres de tres ciudades

Los detalles son esenciales en las prendas de vestir de calidad y eso se aprecia en los diseños de FIT.

Este negocio, formado por las diseñadoras cuencanas Daniela López, Ruth Galindo y la abogada Gabriela López, nació en el 2008 y hoy cuenta con tres locales en Cuenca, Quito y Azogues.

Gabriela comenta que la iniciativa surgió hace cuatro años entre su hermana Daniela y Ruth Galindo. Ellas crearon el negocio con la confección, a medida, de vestidos de fiesta y abrigos.

En el 2009 arrancaron con ponchos y capas e ingresaron al mundo de las prendas ‘prêt-à-porter’ (ropa lista para llevar), en Cuenca. En principio se manejó un estilo más clásico, para mujeres desde 25 años en adelante. También añadieron accesorios a sus líneas a través de diademas, apliques o prendedores.

En el 2011 inauguraron una sucursal de FIT en el Centro Comercial Bartolomé Serrano, en Azogues (Cañar), y en febrero de este año llegaron a Cumbayá (al oriente de Quito), cuando Gabriela López ingresó como socia al negocio.

Ella, para establecer el local aportó con USD 10 000, una suma igual al de las otras socias. También se encargó de la producción de la línea de calzado, que también es diseñada por Daniela y Ruth y confeccionada por artesanos cuencanos.

Los locales mantienen similitudes en su decoración y distribución, donde priman tres colores: blanco, negro y rojo.

López menciona que la mayor parte de la materia prima es ecuatoriana y que en algunos diseños se utilizan apliques importados. Mientras que la confección está a cargo de seis costureras, en Cuenca.

La exclusividad también es importante para FIT, por eso realizan los vestidos y capas en tallas y diseños únicos. Mientras que los abrigos se confeccionan modelos en tres tallas (S, M, L), que se distribuyen una por local. El control de calidad es otro factor importante en las prendas, pues los forros, botones y acabados llevan el sello de esta iniciativa.

Según Andrea Jerves, clienta hace tres años, “los diseños son modernos, además Daniela hace sugerencias de acuerdo a la forma del cuerpo, al color de la piel, o a lo que está de moda”.

Para Daniela López, expandir sus diseños es una alegría, especialmente porque “la gente tiene más aceptación en cuanto al diseño, antes se pensaba que la ropa extranjera era mejor; pero ahora se valora el diseño y el trabajo artesanal del país”.

En su última colección FIT se concentró en los vestidos casuales, que pueden utilizarse dentro y fuera de la oficina. Además de incluir blusas, y faldas.