Brown ha laborado en los sectores público y privado del petróleo. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Brown ha laborado en los sectores público y privado del petróleo. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Carolina Enriquez
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Edmundo Brown: No se puede improvisar en la refinería

4 de septiembre de 2017 10:55

Edmundo Brown es el consultor en refinación de petróleo habla de los daños que ha enfrentado la Refinería de Esmeraldas por más de 15 años y de su rehabilitación. El complejo es clave para no importar derivados y apoyar a las refinerías de La Libertad y Shushufindi.

¿Qué le llevó al anterior Gobierno a rehabilitar la ­Refinería de Esmeraldas?
El mantenimiento de la Refinería, en forma global, era necesario. No se podía diferir más una intervención en el complejo.

¿Por qué razón?
Después del 2000 comenzó a operar la planta con crudo de baja calidad en nuevas condiciones que no garantizaban nada su rendimiento. Además, se integró al Sistema Nacional Interconectado. Esto produjo paras de emergencia y paras programadas para hacer reparaciones, etc.

¿Por qué no se hizo una reparación en esos años?
La situación económica no daba para realizar una inversión mayor. Había que buscar financiamiento.

¿Cuándo cambio esto?

Llegó el Gobierno de Rafael Correa y se decidió hacer la reparación, pero de manera rápida, emergente, a la carrera, sin planificación. Se iniciaron los trabajos en la forma que todos hemos visto y que tuvieron como resultado que, al 2016, la planta esté igual o peor.

De haberse planificado, ¿qué se debió haber hecho?
Primero había que resolver lo que hubiese permitido operar la planta con normalidad nuevamente y abastecer con derivados al país, sin tener que importar más combustible. Se debía revisar las unidades de proceso, analizar los balances de la refinería, etc., para optimizar su funcionamiento.

¿Qué partes se debían reparar en esa época?
Cambios en las unidades de azufre, que estaban en mal estado, por ejemplo. Intervenir en el área de servicios auxiliares (agua, vapor, aire, tratamiento de efluentes, energía eléctrica, etc); la de utilidades, de tanques y conexiones, etc. Además, ampliaciones, reparaciones, mantenimientos, etc.

Si todo era necesario y se comenzó a hacer, ¿qué pasó?
Se llevaron a cabo las fases 0, 1, 2 y obras complementarias. Pero, como en el Gobierno se dieron cuenta que no fue suficiente comenzaron a poner en marcha otros proyectos, otros contratos con lo que al final se suman los más de USD 2 200 millones.

¿Cómo califica el proceso de repotenciación?
Desordenado. La reparación que ahora se debe hacer en Esmeraldas debe programarse bien para no caer en lo anterior.

¿Qué se debe hacer?
Por ejemplo, no se debe tener contratistas para todo. En el mundo, las refinerías tienen apoyo técnico, económico, tecnológico, etc., para reparar bien. Hay compañías internacionales que garantizan esos procesos.

La nueva reparación, ¿implica parar totalmente la planta o trabajar por áreas?

Los problemas son de toda índole. Hay que enfrentar los problemas y permitir la operación de la planta un tiempo más. Por ejemplo, hay que evitar que los cambios de voltaje del sistema eléctrico generen fallos y paras.

¿Es necesario contratar compañías extranjeras para mantenimientos hasta que se inicie una repotenciación?
Es importante tener equipos de calidad. Antes, por ejemplo, todos lo generadores eran de una marca internacional en específica (General Electric). Sin embargo, para cualquier reparación venían técnicos de la firma. En el caso de la Unidad FCC (Craqueo Catalítico Fluidizado) venía personal de la empresa que hizo el diseño.

¿Se contrató a compañías que no estaban involucradas en el diseño de los equipos?
En el 2000, cuando debió contratarse a Chiyoda (japonesa), se lo hizo con una firma española y ahí estamos con problemas.

En el caso de la unidad FCC, ¿Por qué es tan importante?

Porque es la que da rentabilidad a la planta. Allí se produce nafta de alto octano para la compresión de los motores, gas licuado de petróleo (GLP) y aceite cíclico ligero (diluyente de residuos del crudo). También se genera vapor de media presión, que se usa para diversos procesos en la Refinería.

¿Qué se hace con los productos que se generan en el complejo de Esmeraldas?
Se envían para mezclar con lo que generan las refinerías de La Libertad y Shushufindi. Esmeraldas no puede dejar de funcionar porque impactaría a las otras dos plantas, y ahí lo que pasa es que se deben importar derivados.

Dice que la FCC genera rentabilidad, ¿de cuánto?
El margen de rentabilidad de una refinería es baja, de 6% a 7%. Eso gana. La mitad de esas ganancias vienen de la unidad FCC.

Según el ministro de Hidrocarburos, Carlos Pérez, la unidad FCC requiere, como otras áreas de Esmeraldas, una reparación. La para sería de 45 días. ¿Cómo manejarlo?

Debe ser algo muy planificado; contratar una compañía de prestigio, que cueste lo regular. Que vengan los técnicos y den su análisis. Los repuestos deben ser originales y no llegarán en seguida.

¿Está usted de acuerdo con que se haga esta reparación?
Hay que contratar técnicos para equipos y procesos. Se debe tomar en cuenta que en cuanto a partes, por ejemplo, el stock de la refinería debe ser de unos 40 000 ítems. Todo es una decisión seria, de gente de mucha experiencia. No se puede improvisar.

¿Cuánto costará todo? Solo la FCC, dijo el ministro Pérez, costaría USD 400 millones.
Depende de lo que se haga. Tengo entendido que en la FCC habría que reparar el aislamiento frío. Este debe haberse dañado en las emergencias, que generan paras, y en el terremoto. Pueden haber otros daños en diferentes áreas.

¿Qué otro impacto traería una para de la refinería?

La importación nos subirá tremendamente. El abastecimiento de combustibles para el país es de 70 millones de barriles al año. De esa cantidad importamos casi la misma cantidad. Pero si para Esmeraldas, que produce la mitad de lo que se genera localmente, se tendrá que importar.

Hoja de vida

Formación. 
Edmundo Brown es analista de Refinación de Petróleo. Es ingeniero químico, graduado en la Escuela Politécnica Nacional (EPN) y máster en Administración de Empresas en la Universidad de New Haven, en Connecticut.
Experiencia.  
Labora hace 40 años en el área petrolera. Fue uno de los trabajadores fundadores de la Refinería de Esmeraldas y alcanzó el puesto de superin­tendente. Trabajó en el Consorcio Estatal Petrolero Ecuatoriano (CEPE). Fue Gerente de Refinación en Petroecuador. También estuvo en empresas privadas.