placeholder

El emigrante vende sus bienes para subsistir en españa, italia...

En el 2009, una burbuja inmobiliaria afectó a Europa. Los países más golpeados fueron Grecia, España e Italia que aún luchan por estabilizar su economía, explica el analista económico, Juan Pablo Guerra.

Esa crisis repercutió en los ingresos de los emigrantes quienes envían dinero a sus países de origen. Las cifras del Banco Central del Ecuador (BCE) reflejaron un descenso el año pasado con respecto al 2008. En ese año desde España llegaron USD 1 214 millones mientras que en el 2011 fueron USD 1 008 millones.

En Italia no hubo el mismo impacto que en España porque el sector productivo, en el que laboran principalmente los migrantes, no desaceleró su ritmo. Así lo sostiene Alejo Santermer, director de Proyecto de la fundación Acra (Cooperación Rural en África y América Latina, por sus siglas en italiano).

Esa apreciación se respalda en las cifras del BCE. Entre el 2008 y el año anterior, las remesas de origen italiano tuvieron una caída del 14,8%.

En el caso de Estados Unidos, la crisis que experimenta desde el 2008 sí ha incidido en las remesas que llegan al país. En el 2008 Ecuador recibió USD 1 440 millones y el año pasado USD 1 179 de migrantes que trabajan en ese país.

Otra situación grave que se evidencia, dice Guerra, son las remesas inversas. Es decir, los emigrantes piden a sus familiares en Ecuador que vendan sus inmuebles o bienes para que ese dinero les sirva para subsistir en esos países.

Según datos del Central, durante el 2011, desde Ecuador se enviaron USD 15,8 millones hacia España. Las remesas que salen desde Ecuador se destinan al pago de hipotecas o manutención en los países donde viven.

Entre el 2000 y el 2008 hubo un impulso inmobiliario en España y los ecuatorianos aprovecharon para comprar vivienda, dice el asesor económico, Daniel Jiménez. Pero ahora con la actual crisis y sin trabajo, los ecuatorianos venden sus inmuebles para sostener el pago de las hipotecas y quedarse en esos países.

Ese es un riesgo, señala Guerra, porque los ecuatorianos están vendiendo el capital que han construido en años de trabajo y no se sabe cuándo terminará la crisis en esos países. También, se evidencia que los emigrantes están vendiendo vehículos y otros bienes en Ecuador para pagar arriendo y alimentarse en España, Italia...

Para Santermer, las remesas son resultado del esfuerzo del emigrante y no deben ser gastadas en manutención o en consumo. Es necesario, agrega, que el emigrante y su familia tomen conciencia sobre ese dinero para destinarlo a inversiones y ahorro para el futuro.

[[OBJECT]]