placeholder
Redacción Guayaquil
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Ella emprende en el arte luego de estudiar psicología

Desde que era niña, María Auxiliadora Sáenz se ha involucrado en actividades artísticas. Cuando tenía 4 años recibió como obsequio un juego para hacer accesorios y desde ahí, no ha parado de hacerlos.

Hoy, esta joven guayaquileña de 22 años diseña, elabora y comercializa bisutería y joyas. Por ello, vende en promedio USD 1 000 mensuales.

Su emprendimiento se remonta a la época del colegio. En sus tres primeros años de secundaria elaboraba bisutería junto a una amiga y las creaciones las vendía a sus compañeras de aula. Los tres años siguientes dejó de hacerlo.

Sin embargo, tras graduarse (2008), se vinculó nuevamente al negocio. Ingresó a laborar como operaria de una diseñadora guayaquileña. “Gracias a esta experiencia me di cuenta de que podía hacerlo independientemente”, cuenta. Además, descubrió que, a diferencia de lo que creía, era rentable.

A mediados del 2008 invirtió unos USD 700 y empezó a elaborar piezas bajo la marca Maru Sáenz Colmont. En diciembre de ese año lanzó su primera colección.

Al año siguiente, Sáenz ingresó a estudiar Psicología en la Universidad Católica de Santiago de Guayaquil. En ese entonces, ingresó también como estudiante de Diseño de joyas en el Instituto Eurodiseño. “Mi sueño es fusionar ambas carreras en el futuro, aplicando arteterapia en niños y niñas”.

Sus diseños se caracterizan por incorporar materiales no tradicionales como telas, encajes e incluso plumas. Estos los mezcla con materiales como piedras, turquesas, perlas, cuero y vidrio.

La originalidad de sus piezas es lo que más llama la atención de sus compradoras. Así lo indica Viviana Edgecombe, estudiante universitaria y clienta de Sáenz. Ella afirma que sus piezas preferidas son los aretes. Destaca la originalidad y los detalles de las creaciones. “Cuando uso sus diseños sé que nadie más va a tener algo exactamente igual”.

La emprendedora lanza una colección cada tres meses. Cada una tiene un fondo de un tema de relevancia para ella. Tal es el caso de la última denominada Wonderwoman. En ella la bisutería se mezcla con lazos, cuellos de camisa y hombreras. “El mensaje es la igualdad de género y el poder de la mujer”.

Gioconda de Larriva es otra clienta de Sáenz. Cuenta que la contacta cada vez que tiene un evento social importante. Menciona que el acabado de las joyas es impecable. “Capta mis ideas y gustos y los plasma en creaciones hermosas”.