Clear Minds-It

Jonathan Muñoz, Santiago Mosquera, Paulina Mora y Renata Maldonado, en las aulas de capacitación de Clear Minds-It. Este sitio de capacitación está ubicado en el norte de Quito. Foto: Galo Paguay / LÍDERES

Redacción Quito (I)
[email protected]
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 23
No 3

Ellos diseminan la semilla de la robótica en el país

3 de enero de 2016 16:01

Lo que nació como una empresa de desarrollo de software y consultoría, evolucionó a una suerte de escuela física y virtual de robótica y programación. En cinco años de trabajo Clear Minds-It se posicionó como un emprendimiento que promueve el desarrollo tecnológico en niños, jóvenes y en profesionales.

La empresa se constituyó en noviembre del 2010 y su origen estuvo en las aulas de la Escuela Politécnica Nacional. Santiago Mosquera, gerente de este negocio, se desempeñaba como profesor de programación en ese centro de educación superior, en Quito. En las clases, conversando con sus alumnos, surgió la idea de enseñar nociones básicas de programación a los más pequeños.

Mosquera, de 36 años, explica que el objetivo inicial fue llegar a un segmento vulnerable de la población: niños de escasos recursos económicos. La capacitación a profesionales fue derivando en nuevas actividades y proyectos.

El emprendimiento ofrecía cursos pagados y sus responsables quisieron ir a sectores pobres, para comprobar que niños sin mayores recursos se podían interesar sobre tecnología. Por eso, hace dos años esta iniciativa tomó un nuevo rumbo: “En la Navidad del 2013 hicimos un programa con niños de la ciudadela Roldós (norte de Quito), al que asistieron más de 100 niños. Tras una semana de clases vimos que la autoestima de los chicos mejoró. Además, empezaron a pensar en tecnología”.

La idea era sencilla: En lugar de obsequiar juguetes y caramelos Mosquera decidió regalar conocimiento para pensar en el futuro. “Analizando tiempo después, vimos que no hicimos mucho, porque no hubo un proceso”.

Una de las dificultades o limitantes era el precio del robot (USD 600) y Clear Minds-It disponía de seis. Para enfrentar este obstáculo dejaron los robots y apelaron a al programa gratuito ‘Scratch’, que permite programar.

Con este software en línea, Clear Minds-IT capacitó a 2 600 niños de manera virtual en 21 provincias. Esta capacitación en línea se desarrolló en marzo del año anterior y tuvo el apoyo de Yachay y del Ministerio de Educación. Fue el Scratch Day Ecuador.

En la capacitación a los pequeños también usaron el sistema Lego Mindstorm, una línea de juguetes de robótica para niños fabricado por la empresa Lego, que cuenta con elementos básicos de las teorías robóticas.

En el proceso de enseñanza surgió el Teebot, un kit de enseñanza de programación y robótica, que está en etapa de prototipo y que tiene un costo de USD 180.

Los esfuerzos no se detuvieron y así surgió este año un nuevo producto: el Y-Bot. “Se trata de un robot armable de cartón y que permite a los niños familiarizarse con circuitos electrónicos. Con esto no vendemos un juguete sino un proceso de aprendizaje. Es una manera de enseñar a crear”.

Todo lo logrado es fruto del trabajo y de la asociatividad. En estos proyectos, Clear Minds-IT trabajó con EGM Robotics y con Fabricio Beltrán y David Lombeida.

El Y-Bot, cuyo valor es de USD 19, estuvo incubándose hasta hace dos semanas en Kruger Labs. Su coordinador comercial, Cristian Torres, comenta que el proyecto es muy bueno. “El modelo de negocio va más allá de vender el robot. Es oro en polvo”.

Mosquera ahora piensa en el 2016. La meta es seguir trabajando para los niños y capacitando a profesionales de empresas privadas y entidades públicas.

Insignia

‘Este trabajo me permite soñar’


Adriana Mora. Gerenta de Marketing

Trabajo en Clear Minds-It desde su creación; es decir, hace unos cinco años. Empecé como asistente administrativa y contable; luego, me nombraron Gerenta General y ahora me desempeño como Gerenta de Marketing.

Esto es parte de mi vida. Este trabajo me ha permitido soñar, aprender cosas nuevas de mi profesión, equivocarme y aprender de los errores y crecer con ese aprendizaje.

Siempre destaco que uno aquí se siente libre de opinar y sugerir; esa libertad nos permite a los colaboradores crecer, poner un granito de arena y sacar adelante a la empresa. Las ideas que uno tiene se plasman en los eventos de la empresa y en las estrategias que se aplican.

Ahora, lo más importante para nosotros es generar productos y propuestas innovadoras.

Nuestro objetivo es sumar aulas virtuales y llegar a más ecuatorianos, niños, jóvenes y adultos. La meta es seguir empapándonos de tecnología, de una manera atractiva y lúdica.