Daycy Vinueza abrió hace un año La Tilla Tor, una cafetería, ubicada al sur de Quito, para promover el consumo del maíz. Foto: Paúl Rivas / LÍDERES

Daycy Vinueza abrió hace un año La Tilla Tor, una cafetería, ubicada al sur de Quito, para promover el consumo del maíz. Foto: Paúl Rivas / LÍDERES

Redacción Quito  (F)
Contenido intercultural
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 12
No 1

Un emprendimiento en Quito promueve el consumo del maíz

31 de agosto de 2016 10:58

Hace un año Daycy Vinueza abrió una cafetería para promover el consumo y valor cultural de la “planta sagrada andina”: el maíz.

Pintada en una de las paredes, una enorme mazorca da la bienvenida a los clientes de este negocio llamado La Tilla Tor. Allí, las tortillas se elaboran de manera manual y en tiesto (vasija o plato de barro).

El emprendimiento, ubicado en el sur de Quito, es un pretexto para difundir los saberes ancestrales. “Nuestros abuelos ya tenían esta sabiduría, lo que tenemos que hacer es despertar esa sabiduría”.

A todos sus clientes, Vinueza les explica las bondades del maíz como alimento y como planta medicinal, la conexión con la tierra y sus elementos. “La planta de maíz es considerada por la cultura centroamericana como sagrada, al punto de considerar que el origen del hombre es del maíz mismo”.

La idea surgió cuando inició la tecnología en Medicina Andina en el Instituto Tecnológico Superior Jatun Yachay Wasi, ubicado en Colta. Allí probó las tortillas de maíz cocidas en tiesto.

Desarrollar la receta de las tortillas le tomó un mes. Hoy, con gran habilidad, Vinueza, quien confiesa que nunca fue amante a la cocina, toma una porción de masa, la pesa y luego elabora el producto. Cuando un comensal llega a la cafetería, las tortillas son cocidas en ese preciso momento.

El emprendimiento empezó con apoyo financiero de su familia, que aportó con capital y mobiliario. Hasta la fecha esta mujer ha invertido unos USD 7 000 en maquinaria y mobiliario para la cafetería.

Actualmente trabaja, gracias al apoyo de ConQuito, en un programa para mejorar la imagen del negocio como el diseño de logotipo. Desde que empezó, el negocio tiene un flujo de ingresos de unos USD 50 diarios. Atiende a unos 20 clientes cada día.

Jhonatan Moreno es un consumidor frecuente de estos productos desde hace ocho meses. Aunque vive en el valle de Los Chillos, visita la cafetería una vez al mes.

Este cliente destaca que los precios son convenientes y el producto es de calidad, pero sobre todo que rescata la tradicional elaboración de tortillas en tiesto. “Una costumbre de nuestros abuelos que se había casi perdido”.

La Tilla Tor tiene una persona empleada, pero espera crecer. La meta es abrir una cafetería más grande donde puedan dictarse talleres sobre saberes ancestrales. En los planes también está realizar charlas sobre emprendimiento y jornadas de medicina ancestral destinadas a promover el conocimiento andino de plantas medicinales.

“Queremos promover de dónde somos y motivar a querer lo que es nuestro”, dice Vinueza.
El lema de la cafetería es “randi randi”, que significa “yo te doy y tú me das”. Adoptó este lema porque el objetivo no solo es generar ingresos sino dar un servicio a la comunidad.

Entre los ingredientes para la preparación de estas tortillas está la harina de maíz, manteca de chancho, queso y huevos. Las tortillas tienen un costo de USD 0,75. En la oferta de La Tilla Tor también están humitas, jugos de fruta naturales, entre otros productos.