Remolques personalizados

En las calles Gómez Rendón y Carchi, en el sur de Guayaquil, está el taller en el que se producen estos remolques personalizados con 80% de componente local. Foto: Enrique Pesantes / LÍDERES

Evelyn Tapia
(I)
redaccion@revistalideres.ec
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 7
No 1

Los remolques se personalizan

25 de octubre de 2015 14:13

Las predicciones meteorológicas apuntan a que este año Ecuador volverá a atravesar un fenómeno de El Niño luego de 18 años.

Los caminos y vías de acceso a los sectores agrícolas serían los más vulnerables con la crecida de las lluvias. En este contexto, el negocio de Rómulo Macías Muentes está preparado para brindar herramientas de ayuda.

Macromsa, la empresa que dirige, produce carretones y remolques en Guayaquil y atiende los requerimientos de sectores agrícola, camaronero, marítimo, entre otros. “La idea del negocio nació hace cuarenta años de la mano de Rómulo Muentes, mi abuelo. Él identificó que en las haciendas había la necesidad de transportar de manera ágil productos y decidió fabricarlos por su cuenta”, señala Macías, gerente de la compañía.

En caminos anegados o en zonas rurales de difícil acceso, el uso de remolques y carretones facilita el transporte, señala el gerente.

“Con El Niño habrá vehículos que definitivamente no pueden ingresar a ciertos lugares y la única alternativa es entrar con un tractor y un remolque”, añade.

En este contexto, la empresa invirtió este mes USD 40 000 en insumos para incrementar su capacidad de producción.

Tatiana Muentes, su tía y presidenta de la empresa, señala que con la tercera generación, el negocio apuesta además a varias mejoras en la calidad y funcionalidad del producto.

“Se están tomando riesgos, estamos implementando nuevos procesos para reducir los tiempos de producción. Antes un carretón de cuatro toneladas nos tomaba 15 días, ahora lo estamos haciendo en ocho”, dice.

Hace cinco años, la empresa comenzó a producir remolques hidráulicos con nuevas tecnologías. “Estamos importando botellas hidráulicas de Estados Unidos para hacer remolques que se elevan tipo volqueta y al precio del 20% de lo que costaría una volqueta”, explica Macías.

A través de las tres generaciones, estos productos, que tienen un 80% de componentes nacionales, les han permitido atender al menos a 30 empresas grandes, sobre todo del sector camaronero, dice Macías.

Uno de sus clientes es la camaronera Cofimar. Su gerente, Alfredo Ziade, señala que desde hace cinco años conoce de los remolques de Macromsa y destaca que una fortaleza del producto es que es personalizado.

“Hemos comprado unos ocho remolques y todos de excelente calidad. Ellos hacen los remolques del tamaño y tonelaje que cada cliente pide, se adapta a cada requerimiento”, dice Ziade.

A pesar de que existe un catálogo de remolques y carretones para los sectores agrícola y camaronero; también hay hidráulico, para maquinaria, marítimo, para mascotas y animales, para motos y cuadrones, domésticos multiusos, el cliente pueden pedir el producto a la medida.

Dependiendo de las características, materiales, tonelaje y dimensión, los precios van desde USD 800 hasta 14 000.

Parte de la estrategia de negocios de esta empresa en esta etapa de expansión es trabajar con aliados. El gerente cuenta que hace 4 meses son representantes de la marca alemana Alko, que produce ejes de torsión para remolques, con lo que se reducen los tiempos de producción de 8 a 4 días.

Además, lograron una alianza con la firma internacional John Deere, que fabrica camiones. “Nosotros conocimos la calidad de su trabajo, por eso decidimos aliarnos. Tenemos como parte de nuestra oferta de tractores, los remolques de ellos, que se venden en conjunto”, explica Eduardo Molestina, gerente comercial de la firma en Ecuador.

El Gerente

Rómulo Macías. Usamos un alto porcentaje de producto nacional, el hierro y llantas, por ejemplo, además de la mano de obra. Estamos enfocados en mejorar constantemente los procesos de producción. Recientemente cambiamos el método de soldadura, que era de electrodos a un tipo de soldadura que se conoce como ‘mig’, que genera más ahorro y como la temperatura externa es más baja tiene menos impacto en la persona que está trabajando.