placeholder
El primer ministro británico David Cameron (c) asumió su segundo mandato de Gobierno con mayoría absoluta.  Foto: AFP

El primer ministro británico David Cameron (c) asumió su segundo mandato de Gobierno con mayoría absoluta. Foto: AFP

Agencia DPA
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Otra debacle de las encuestadoras: la mala previsión en Reino Unido

8 de mayo de 2015 16:26

Los especialistas parecían estar muy seguros en el Reino Unido. La elección sería muy ajustada, habría una batalla cuerpo a cuerpo por obtener la mayoría, la formación de gobierno sería un tedio, aseguraban. Y no fue una, sino muchas las encuestas que vaticinaron algo que en las urnas no ocurrió.

La sorpresa por ende no fue sólo para los derrotados. El director de la consultora YouGov, Peter kellner, que estaba en la BBC, no lo podía creer: ¿Una clara victoria de los conservadores? ¿Obtendrán la mayoría absoluta? Nadie había anticipado un panorama semejante. Y eso que YouGov, Ipsos Mori, ICM y las demás encuestadoras no estaban tan erradas si se tienen en cuenta las proporciones.

Para las medidoras, la dificultad estuvo en que el sistema electoral del Reino Unido sólo abre las puertas del Parlamento a aquellos candidatos que se hayan impuesto en sus propios distritos.

Al hacer los sondeos, las firmas se esforzaron por calcular pronósticos en la distribución de bancas partiendo de los resultados de sus encuestas, pero el tiro fue poco certero. "Para las encuestadoras, la noche electoral tuvo sus claroscuros", comentó Michelle Harrison, de TNS.

Si bien se predijeron tanto el avance del partido nacional escocés en el norte como los retrocesos de los liberales, nadie imaginó "que sería tan contundente".

En Reino Unido existe una asociación que centra a las empresas encuestadoras. La asociación no cerró los ojos: anunció que llevará adelante una investigación independiente, sobre todo ante el hecho de que la "distorsión" fue claramente a favor de los laboristas.

El director de ICM, Martin Boon, resumió en pocas palabras los ánimos del sector: "Oh, s..t", se limitó a tuitear como comentario.