Adrián Ordóñez enseña la aplicación móvil para el servicio delivery, que fue lanzada hace un mes. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Adrián Ordóñez enseña la aplicación móvil para el servicio delivery, que fue lanzada hace un mes. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

Patricia González
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 32
No 1

La entrega a domicilio se hace con una ‘app’

27 de octubre de 2017 19:39

Era un sueño de vida. Desde que era niño, Adrián Ordóñez deseaba tener una tienda de abarrotes. El concepto fue evolucionando, hasta conjugarse con la idea de un servicio delivery en línea.

Adrián es economista, egresado de la Pontificia Universidad Católica del Ecuador. Desde siempre quiso ser empresario y para ello decidió empezar por entender cómo funcionaba la economía.

Se desempeñó en áreas comerciales en Tejidos Pintex, por cinco años, y en Phillip Morris, por ocho años. Pero la idea de un negocio propio siempre estuvo patente.

Hace cinco años, aún como empleado de la multinacional, comenzó a trabajar en su proyecto. Para entonces, vivía y trabajaba en Guayaquil, donde encontró un local de supermercado con servicio a domicilio. Ahí vio una oportunidad. No conocía de un negocio similar en Quito, adonde retornaría al poco tiempo.

Smart Delivery abrió sus puertas en abril del 2014, en Cumbayá, al oriente de Quito, con una inversión inicial de USD 200 000.

“Es una empresa familiar”, dice Ordóñez, quien apenas desde hace cuatro meses está dedicado por completo al emprendimiento. Su esposa, María José Crespo, estuvo al frente los tres primeros años. Además, como arquitecta, fue quien diseñó la tienda.

El servicio de entrega a domicilio se brinda desde el comienzo, pero de la manera tradicional, mediante una línea 1-800.

“El consumidor ecuatoriano sigue siendo adverso al e-commerce. Conscientes de eso, el primer paso debía ser la tienda para volvernos tangibles al consumidor”, explica el economista, de 38 años.

En el local hay un surtido de 5 000 productos, entre alimentos, bebidas, higiene personal, limpieza del hogar, comida rápida y comida de mascotas.

Es una tienda de conveniencia, que se abastece de unos 130 proveedores. Uno de ellos es la empresa de cerveza artesanal Camino del Sol, que a la semana provee al local con cinco cajas de cerveza.

“A través de su servicio a domicilio, encontramos una manera práctica de llegar directo al hogar”, señala Ana Lucía Nájera, gerenta de la firma.

Fernando García es uno de sus clientes más asiduos, especialmente a la hora de hacer un pedido a domicilio. “Es una gran ventaja, porque no me gusta salir mucho. Acudo al delivery unas dos o tres veces a la semana para solicitar lácteos, gaseosas, cervezas”.

Hace un mes, Smart Delivery lanzó una aplicación móvil para ofrecer el servicio a domicilio, desde una alternativa digital.

Sin necesidad de un registro previo, es posible visualizar en la ‘app’ una oferta de 600 productos. El cliente va sumando los artículos y cantidades deseadas a un carrito de compra virtual.

Una vez que se conoce qué monto se debe cancelar, se solicita cargar un perfil y los datos para la factura. El pago se hace en el momento de la entrega, con la modalidad escogida por el cliente.

Juan Carlos Araujo fue el primer cliente que hizo un pedido por la ‘app’. “Me sorprendió. Es muy intuitiva y fácil de usar”, comenta. También destacó la variedad de productos y los buenos tiempos en las entregas delivery.