placeholder
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

El escaparate es un impulso de compra para el consumidor

El escaparatismo no tiene nada que ver con un truco de magia. Bueno, en sí, el truco está en acomodar las prendas en una vitrina, con la única función de impulsar la compra de los objetos mostrados.

Teresa Asmarats, licenciada en Diseño Comercial y máster en Escaparatismo, explica que el escaparatismo es el arte de presentar el producto y hacerlo deseable. “Hay que usar técnicas para que el artículo en venta sea deseado, la gente se pare a ver y tenga ganas de consumir”.

Los centros comerciales, dice Asmarats, son espacios en los que la familia pasea y no necesariamente compra. Simplemente se encuentran para tomar un café, ir al cine, charlar o ‘vitrinear’. “Hay que impulsar desde la escenografía, la decoración y luego, la colocación del producto, para que este se venda”.

Vicky Sancho, técnica escaparatista, explica que para que funcione el escaparatismo hay la técnica de colocación de productos. Pero, para ese paso, hay que conocer el establecimiento. “Un escaparate puede ser muy bueno, pero debe ser sintonizado con tu ‘target’. Antes de estudiar el espacio y la estructura se debe conocer: qué producto se tiene, a quién o quiénes nos dirigimos y qué se quiere vender”.

Emilio Lema es especialista en diseños interiores y explica que en el escaparatismo hay que marcar un estilo. Para él, todos los comercios llegan a todo el mundo; así que, una vez que los dueños saben a quiénes quieren vender y cómo lo quieren hacer, se estudia qué escenografía, qué colores se colocan y así generar una sensación de compra. “Por ejemplo, si se quiere vender accesorios de fútbol, se puede colocar un maniquí con ropa deportiva, un balón, césped sintético, un arco, y el comprador deseará participar en ese espacio y entrar a jugar”.

Hay que tomar en cuenta que las personas también se dirigen a su espacio ideal en el centro comercial. Una persona va a un sitio donde le interese. Entonces, cada comprador ya sabe a dónde dirigirse, pero ahí la vitrina debe impulsar la compra.

¿Cómo? Sancho explica que si es marca, que se vea bien la marca. Si es moda, que se note la tendencia, que se vean los juegos de los colores, que todo lo que se quiera vender esté en escena. “Es decir, que el público casi entre en el escaparate”.

Sonia Jiménez, gerenta de Mercadeo de grupo DK, explica que en centros comerciales como el Quicentro Shopping (en el norte de Quito), actualmente hay una intención de crear escaparate, pero falta conocimiento. Por esa razón, se está capacitando a los dueños de las tiendas, para que el escaparatismo se convierta en una tendencia en los locales y así tener un ganar-ganar. Más gente visita y compra en el complejo comercial y más gente se enamora de las marcas que allí se ofrecen.

La normativa

El espacio. No se debe disminuir el área dedicada a la venta de artículos. Además, se debe equilibrar con prendas todos los espacios de la tienda para que todo se exponga.

La rotación. Hay que renovar los escaparates cada 15 ó 20 días. Caso contrario, perderán 'vida' las vitrinas y las tiendas de comercialización perderán clientes y visitas.