placeholder
Imagen Referencial. En sus últimas previsiones el FMI, dirigido por Christine Lagare, situó el crecimiento estimado para Alemania en un 1,5 % para este año. Foto: EFE

Imagen Referencial. El FMI, dirigido por Christine Lagare, situó el crecimiento estimado para Alemania en un 1,5 % para este año. Foto: EFE

El FMI insiste en que alza de inversión en Alemania 'beneficiaría' a Europa

9 de mayo de 2016 13:16

El Fondo Monetario Internacional (FMI) insistió de nuevo hoy en que Alemania debería aumentar la inversión pública en infraestructura aprovechando los bajos tipos de interés actuales, lo que "beneficiaría la todavía frágil recuperación económica en la zona euro".

"El crecimiento este año en Alemania se espera que se mantenga moderado a medida en que la fuerte demanda doméstica impulsada por las favorables condiciones fiscales y monetarias contrarrestan la débil demanda externa", apuntó el Fondo en su revisión anual de la economía de sus países miembros, conocida como "Artículo IV".

En sus últimas previsiones, el organismo dirigido por Christine Lagarde situó el crecimiento estimado para Alemania, la primera economía de la zona euro, en un 1,5 % para este año y 1,6 % para el próximo, dos y una décima menos, respectivamente, de lo calculado en enero.
El Fondo destacó que "un mayor progreso en reformas estructurales revitalizarían el potencial de crecimiento y recalcarían el liderazgo de las autoridades alemanas".

Asimismo, recalcó que "una Alemania más dinámica también beneficiaría la todavía frágil recuperación económica en la zona euro".

Por ello, urgió a Berlín a llevar a cabo políticas "activas" en el mercado laboral, entre las que mencionó "la inclusión de la actual ola de refugiados, la ampliación de las oportunidades para que las mujeres accedan a empleos a tiempo completo, y la extensión de la vida laboral".
De cara al futuro, el Fondo advirtió que "el potencial de crecimiento a medio plazo se prevé que decline a la vez que la población envejece, lo que ha contribuido al amplio y persistente superávit de cuenta corriente a través de un aumento de los ahorros y un freno a la inversión doméstica".

El FMI lleva de manera reiterada exigiendo a Alemania que aproveche su abultado superávit para revitalizar la economía de la zona euro y ha criticado el excesivo celo fiscal de las autoridades alemanes en el actual contexto de debilidad.

No es el único motivo de discrepancia entre ambos, ya que el Fondo ha defendido la necesidad de un alivio de deuda por parte de Grecia para reequilibrar su economía, algo a lo que Berlín se ha opuesto de manera frontal.

Alemania quiere que el FMI participe en el nuevo programa de rescate financiero a Grecia, pero Lagarde ya ha afirmado que solo participará si existe un compromiso por parte de las autoridades europeas de asumir una quita de la elevada deuda griega.