placeholder
Cinascar ofrece estos vehículos para emprendedores que quieran incursionar en el negocio. El costo de este ‘food truck’ puede ascender a USD 30 000, de acuerdo con las adecuaciones. Fotos: Paúl Rivas / LÍDERES

Cinascar ofrece estos vehículos para emprendedores que quieran incursionar en el negocio. El costo de este ‘food truck’ puede ascender a USD 30 000, de acuerdo con las adecuaciones. Fotos: Paúl Rivas / LÍDERES

El ‘food truck’ llegó a la concesionaria

25 de julio de 2016 11:29

Cuando una nueva tendencia que se vuelve rentable se apodera del mercado, no solo los actores más próximos ganan, sino también los demás participantes de la cadena; es como un efecto dominó.

Esto ocurre con los ‘food trucks’, la nueva moda en el consumo de alimentos. Luego de que emprendedores decidieran apostar por este nuevo modelo de negocio, empresas automotrices y otros negocios comenzaron a ofertar pequeños restaurantes motorizados, listos para rodar y comercializar hamburguesas, tacos, helados, platos típicos, etc.

Cinascar es una de las compañías que se ha sumado a esta propuesta. Marco Bucheli, gerente regional de la marca, cuenta que el proyecto nació con el fin social de apoyar al emprendimiento. “Incluso en nuestro sector hemos sentido el desempleo y nosotros creamos este proyecto para dar oportunidad a los emprendedores, dice Bucheli.

Al ser una iniciativa social, explica el ejecutivo de Cinascar, los precios de los vehículos buscan ser más convenientes para los microempresarios. Además, la firma automotriz ha realizado alianzas con entidades financieras para que los emprendedores accedan a un crédito para este
tipo de negocio.

Cinascar ha difundido su propuesta en varias ciudades del país, como Quito, Santo Domingo de los Tsáchilas, Ambato, Otavalo, entre otras.

Con el Municipio de Otavalo, la firma suscribió un acuerdo para proveer de los ‘food trucks’ -que se decorarán con diseños indígenas de la zona- a los emprendedores que se reunirán en un sitio de la ciudad para que se convierta en un atractivo turístico. Para este proyecto, Cinascar ha vendido 15 ‘food trucks’ terminados.

Antes de lanzar la iniciativa, la firma calificó a tres talleres para que realicen las adecuaciones a los camiones para que se conviertan en un ‘food truck’. “En cada una de esas empresas hay un ingeniero que asesora al emprendedor y, de acuerdo con el negocio que quiera emprender, se diseña el automotor”, explica el gerente regional de Cinascar.

El costo inicial del camión es de USD 19 990 y de acuerdo con las adecuaciones -que pueden ser cocinas, parrillas, etc.- el precio varía. En total, dice Bucheli, el ‘food truck’ terminado puede ascender a unos USD 30 000.

En Quito, dice Bucheli, la firma no ha hecho mucha publicidad debido a que esperan que el Municipio dicte las normas de funcionamiento de estos negocios. Hasta el momento, la firma ha vendido 10 unidades en la capital.

Hyundai también incursiona en este nuevo segmento. Oferta tres modelos de camiones para convertirse en un ‘food truck’. José Ávila, gerente de Marketing de Neohyundai, asegura que la firma también decidió ingresar en este nicho debido a la oportunidad de negocio que presenta el mercado.

Sin embargo, uno de los inconvenientes, según la Asociación Ecuatoriana de Food Trucks (AEFT), sobre todo en Quito, es que no está lista la normativa. David Maldonado, vocero de la AEFT, sostiene que se espera que en la normativa se fije un cupo para que solo un número de estos negocios puedan incursionar en estas actividades. Por lo que el negocio de las firmas automotrices podría verse restringido.

Maldonado cuenta que, en principio, las personas que buscaban implementar un camión de comida acudían a cerrajeros y, debido al ‘boom’ de los últimos meses, se ha creado una pequeña industria que se dedica a adecuar o comercializar los vehículos.

En octubre, según Maldonado, se registraron cinco ‘food trucks’ en Quito y ahora ya se contabilizan unos 80. Para fines de año se espera que la cifra suba a 150.

También, en sitios de ventas en línea se pueden encontrar ofertas para equipar o vender de estos ­vehículos. En MercadoLibre.com o en OLX, hasta la semana pasada, se registraban más de una docena de anuncios.