Alejandra Bastidas, en el local con el menú al fondo. Foto: María Isabel Valarezo / LÍDERES
Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 0

Grano por grano se levanta este negocio

Hamburguesas, 'hot dogs', papas fritas... han sido históricamente las opciones más comunes de comida rápida en el país. Pero desde hace dos años, el choclo se sumó al equipo.

Alejandra Bastidas, administradora gastronómica de 24 años, y Fabián Salazar, administrador en Marketing de 36, son amigos desde la infancia. Entre ambos, siempre se plantearon armar un negocio, en donde cada uno se encargara de una tarea.

Hace cinco años, Salazar viajó por Europa, por trabajo de la empresa que laboraba. Durante su recorrido vio que en varios restaurantes se vendían choclos desgranados dulces en vasos desechables.

Y eso le quedó rondando la cabeza, por lo que junto a Bastidas decidió replicar la idea en Quito y adaptarla.

Así nació Los Desgranados, un nombre que, popularmente, tiene una doble connotación: la una, porque es un término para describir a una persona que es un poco malcriada; y la segunda, porque, precisamente es choclo desgranado. Así, sería de fácil recordación para el cliente.

En un inicio, querían que incluso el juego de palabras fuese completo y buscaron un local en la avenida De los Granados. Pero no hallaron y tuvieron que colocarse en la av. Amazonas y Luis Cordero, en el centro norte de la ciudad.

Antes de abrir este negocio, los propietarios hicieron un análisis del mercado para conocer si este producto le gustaría a la gente. Hoy, en ese sitio se ofrece choclo desgranado combinado con 12 salsas, queso y carnes para escoger.

La publicidad "boca a boca" ha sido su mejor aliada. Gabriela Constante, ejecutiva en Marketing, es una cliente frecuente del establecimiento. Ella se enteró, porque uno de sus amigos había ido antes. "Me dijo que abrieron un nuevo local donde hay comida rica y barata. Desde la primera compra, su combinación favorita es el choclo cocinado con salsa al pesto y carne de res. Paga USD 2,50.

Este negocio no está destinado para un target específico. A diario llegan al lugar oficinistas, jóvenes, adolescentes y los domingos ciclistas, que por sus compras reciben un vaso de limonada gratis.

Mónica Pineda, estudiante universitaria, va muy seguido al lugar. A ella le parece que esta idea es innovadora y que se consume productos del país.

Síntesis
Inversión. El negocio arrancó con USD 30 000. El local es arrendado.

Empleos. El pequeño negocio genera cinco plazas de trabajo, en su único local.

Franquicia. Los propietarios buscan socios o interesados en invertir. La idea es vender la franquicia en el país.