Hólger Ramos B.
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 15
No 0

Grupo Surpapel: La agroindustria se encaja en sus procesos productivos

Proveer de cartón a la industria de exportación fue uno de los nichos de mercado que buscó desarrollar Surpapel en el 2001. En ese año, la empresa era representante en el país de proveedores de EE.UU. de bobinas de papel, que abastecían a la industria cartonera local.

No obstante, en la última década, la empresa adquirió las cartoneras Incarpalm (Machala) y Procarsa (Durán) y fundó la productora de papel Surpapelcorp. Estas compañías forman el Grupo Surpapel.

El 75% de las acciones de Incarpalm fue adquirido por el Grupo hace seis años. En el caso de la firma Procarsa fue comprada en el 2009. La inversión en Surpapelcorp fue de cerca de USD 75 millones.

Óscar Illingworth es el gerente general de Surpapelcorp. Dice que en el Grupo participan inversionistas ecuatorianos, chilenos, canadienses, colombianos y de los EE.UU. Para el Gerente, la visión del Grupo fue proveer de cartón corrugado para la industria exportadora de banano, flores, camarón, entre otras, en el caso de las firmas Incarpalm y Procarsa.

Sin embargo, al fundar Surpapelcorp, el Grupo ingresó en la línea de producción de bobinas de papel. Esta última, importa desechos de papel y cartón desde Centroamérica y EE.UU., y los recicla.

Para el Gerente, el valor estratégico de Surpapelcorp se centra en producir bobinas de papel, para abastecer a las cartoneras del Grupo y también para generar una cadena eficiente de recolección.

La idea de crear esta empresa, expresó el chileno Pedro Huerta, presidente de Surpapelcorp, es para sustituir las importaciones de materia prima. “Nos dijimos (con los socios) que en lugar de importar produzcamos en Ecuador, donde está la materia prima y así ahorramos dinero”.

La materia prima que necesita la planta es papel y cartón. En el mercado local, la tonelada cuesta hasta USD 600, señaló Illingworth. “Al producir aquí el papel, los precios se reducirían en un 10%”.

Illingworth cuenta que en el país, la demanda de papel para corrugar es de cerca de 600 000 toneladas (t) al año. La planta de Surpapelcorp tiene una capacidad instalada para producir 120 000 t. “Hasta final de año, esperamos haber producido cerca de 70 000 t”. La materia prima se obtiene de los desperdicios de cartón que se recolectan en los autoservicios y de la inclusión de grupos dedicados a la recolección primaria o recolectores.

Es el caso de la Asociación Artesanal de Reciclaje Vida Nueva, de Quito. Stalin Herrera es el vínculo entre la asociación y la papelera. “La idea es implementar alianzas estratégicas para desarrollar el sector de reciclaje de cartón, que promueve la inclusión entre grupos dedicados a estas actividades”, cita Herrera.

Iván Chango, presidente de Vida Nueva, comenta que inicialmente están aportando con unas 140 t mensuales de cartón. La recolección la realizan cerca de 60 personas de la asociación y luego la acopian en un centro ubicado en la parroquia Zámbiza, en Quito. Después, el material acopiado es enviado a Guayaquil.

Para la ministra del Ambiente, Marcela Aguiñaga, este sistema de reciclaje permitirá que los desechos de papel no terminen en los botaderos públicos. “Es una planta amigable con el ecosistema, pero lo más importante es que se reutiliza el papel industrial”. Estas declaraciones, las hizo en la inauguración de la planta de Surpapelcorp, el pasado 27 de junio.

En las empresas del grupo laboran cerca de 900 personas. Actualmente poseen una cartera de cerca de 800 clientes, entre empresas de exportación, industrias de alimentos, aceites, jabones. Entre esas compañías se encuentran Nestlé, La Fabril, Unilever, Real, Sálica...